Martín Cáceres sobre otros autores de cómics chilenos: “No sería raro que se llegara a un universo cohesionado” porque hay una sintonía similar

En conversación con La Nación, el autor de “Leviatán: Arturo Prat en las Montañas de Locura”, editado por Planeta y que se lanzará este sábado 14, ahondó en su trabajo, en cómo ha sido inmiscuirse en este mundo de los autores chilenos, y cómo se puede proyectar ese mundo cohesionado. Contó por qué es recurrente la figura de Arturo Prat en la ficción, cómo fue ilustrar las criaturas “lovecraftnianas”, por qué se ha vuelto tendencia el uso de personajes históricos en los relatos de cómics, su opinión de cuál es el origen de esto, y el trabajo de intertextualidad de su novela gráfica.

398

“Leviatán: Arturo Prat en las Montañas de Locura”, editado por Planeta y que se lanzará este sábado 14, es el nuevo título del dibujante y guionista Martín Cáceres (“Policía del Karma”, 2011). Su trabajo trae de vuelta a Arturo Prat a la narrativa gráfica para relatar una ucronía donde el marino no muere en batalla y sigue teniendo aventuras, y esta vez, enmarcado en el mundo del maestro del horror cósmico, Howard Philip Lovecraft (1890-1937) y en elementos creados en los cómics de Francisco Ortega y Nelson Dániel.

En conversación con La Nación, el autor ahondó en su trabajo, cómo ha sido inmiscuirse en este mundo de los autores chilenos, y cómo se puede proyectar ese mundo cohesionado. Además, contó por qué es recurrente la figura de Arturo Prat en la ficción, cómo fue ilustrar las criaturas “lovecraftnianas”, por qué se ha vuelto tendencia el uso de personajes históricos en los relatos de cómics, su opinión de cuál es el origen de esto, y el trabajo de intertextualidad de su novela gráfica.

 ¿Qué nos trae Levitán?

– Es un spin-off de “1899 (cuando los tiempos chocan)”, no es una continuación propiamente tal. Yo me agarré de una anécdota que sale en “1899”, que es cuando Prat toma este barco y llega a la Antártida. En 1899 este es un episodio de dos o tres páginas, nada más, y yo tomé como base esa anécdota y la amplié, y creé un spin-off, que es dentro del universo de la “metahulla” pero no es exactamente la continuación. Es como otro universo, digamos.

¿Un mundo paralelo?

– Una cosa así, no es exactamente la misma historia y pasan otras cosas. Es una novela en la que confluyen varios elementos. El terror, la ciencia ficción, la historia, los personajes históricos, y Lovecraft, que es una parte importante.

Como decías, esta historia está inserta en lo que tu llamas el “universo de la metahulla” que es lo que se ha visto en las historias de Francisco Ortega; “1899”, “1959”, “Alex Nemo”, ¿esto obedece a un proyecto más grande como crear un gran arco donde en una historia final confluya todo, como lo ha hecho Marvel o DC en cómics y películas?

– Mira eso es bien interesante. Una vez conversando con Nelson Dániel, este decía que era primera vez en la historia del cómic en Chile que autores chilenos estaban citándose entre sí, o sea “Pancho” (Ortega) escribía algo, y salía en un trabajo de Nelson, yo tomaba eso de Nelson, y salía en el mío, después Gonzalo Martínez hacía lo mismo y así sucesivamente.

¿Pero es concertado?

– Mira, no es algo concertado ni cosnciente, se ha ido dando nomás, y se ha ido dando por la cercanía de los temas. Porque todos tienen una sintonía similar, o sea no es difícil que de una u otra manera se haga alusión o se citen cosas que se han visto en otros autores.

¿Pero puede apuntar a un proyecto mayor?

– Mira, no sería nada de raro que se llegara a un universo cohesionado, por la sintonía que se está dando entre nosotros, sería un final lógico.

Siempre en el cómic chileno está esto de contar historias de personajes históricos, retomarlos, revisarlos. En tu opinión, ¿por qué pasa esto?

– Mira yo creo que esto empezó hace… ¿diez años? El tema es que (Jorge) Baradit y Francisco (Ortega) tenían un blog que se llamaba “Ucronía Chile”, y era bien simpático porque era un blog abierto y eran de relatos de ciencia ficción y ucronías pero que tenían que pasar en Chile. Toda la gente podía escribir y subir su relato, había unos cortos otros más largos, y la gente empezó a mandar sus colaboraciones de varios géneros y todas transcurridas en Chile, y fue una explosión de creatividad, le fue súper bien, yo también mandé hartas colaboraciones.

“ Posteriormente cuando ese blog se cerró se hizo un libro que se llama ‘CHILE: Relación del Reyno’. Desde ahí en adelante, tanto lo que hace Pancho (Ortega) con sus novelas gráficas, como lo que empieza a hacer Baradit, con sus trabajos de divulgación histórica, se comienza a tener la percepción de que la historia de Chile no es tan fome, no es tan aburrida, y que sí hay cosas que valen la pena trabajar, y desde ahí viene el tema entonces de tener referentes que no son extranjeros, sino que los nacionales, personajes de historia, Arturo Prat, los mapuches…”, añade.

Para darle identidad…

– ¡Claro!

Y bueno, no es el primer cómic que tiene Arturo Prat, también está en “1899: Cuando los tiempos chocan” y además es portada en el best seller de Jorge Baradit, “Historia Secreta de Chile”, es un personaje que ronda, que está muy presente, y en tu cómic lo vemos de nuevo, ¿por qué? ¿qué pasa con Prat?

– El tema de Arturo Prat es bien curioso, porque desde chico a uno le enseñan que Arturo Prat es el héroe por excelencia de Chile; el 21 de mayo uno se aprende la arenga y todo eso, pero detrás de eso, hay una historia que es interesante, y el personaje desde el punto de vista narrativo tiene mucho de donde sacarle el jugo, de donde trabajar. Aquí en Chile no se suele hacer eso de trabajar con figuras históricas, como en EEUU que hacen cosas como “Lincoln: cazador de zombis” por ejemplo (Risas), allá están acostumbrados. Yo creo que pasa que Prat es interesante para trabajar.

Es como un Leónidas nacional

– Puede ser… es que fue un héroe pero no fue tan héroe tampoco.

Era imperfecto.

– ¡Claro! Y por eso se puede contar más historias.

Tu novela gráfica tiene un contexto directo al mundo de H.P. Lovecraft, partiendo por el nombre “… en las montañas de la locura”, y pasa que Lovecraft tiene en su narrativa todo esto de describir sus mounstros y algunos escenarios como “indescriptibles, indecibles, inimaginables”, ¿cómo fue ilustrar lo inimaginable, indecible e indescriptible? (Risas).

– ¡Complicado! (risas), pero pasa algo bien raro, porque cuando tu lees a Lovecraft en muchas partes dice lo indescriptible, lo inimaginable, lo indecible, pero también describe muy bien las criaturas. Hay una descripción súper científica en el mismo libro “En montañas de la locura” hay una descripción sumamente científica que las criatura que salen, y en cierta medida “Cthulhu” también es descriptible. Entonces yo, para evitar rediseñar a partir de Lovecraft, cree monstruos propios, pero conservado lo tentacular y todo esto de la cosa gigante de Lovecraft.

O sea, tú estilo pero llevarlo a Lovecraftniano 

– Exactamente.

En cuanto a tu estética, me llama la atención que cuando ilustraste “Policía del Karma” tenía un estilo mecanoide, esto de la trasgresión de los cuerpos como máquinas, y cuando uno revisa “Leviatán” también puede ver esto bien mecánico en la estética, muy steampunk, ¿esto obedece a que el mundo donde se cuenta la historia de ser así o es tu sello?

– Yo creo que más mío.

Cuando uno revisa el cómic uno se encuentra con un montón de intertextualidad. Hay un montón de referencias y la incorporación de varios personajes históricos, incluso sale Moebius, ¿cómo fue insertar todas esas referencias y hacerlas que tuvieran un hilo conductor en una sola historia?

– ¡Fue entretenido! Pero es complicado porque cuando escribí la novela, uno se puede tentar y empezar a dibujar muchas cosas, a dibujar por dibujar, digamos, que es el gran problema que tienen los dibujantes que son guionistas, que empiezan a dibujar cosas que son un poquito gratuitas. Entonces yo hice un guion pero tratando de ceñirme a ideas generales, y muchas cosas que yo quería dibujar en un principio. Después yo dije que eran irrelevantes, que a lo mejor se iban a ver muy bonitas, pero no iban a construir a la trama. Un poco siguiendo el trabajo de Pancho, que abunda en citas, pero las citas que yo ocupo son hartas de otros cómics, del cine y la literatura.

¿Cuánto te tomó hacer todo este trabajo?

– Unos cuatro años.

¿Algo que quieras agregar?

– Que compren la novela. (Risas).

COORDENADAS DEL LANZAMIENTO

El lanzamiento de “Leviatán: Arturo Prat en las Montañas de Locura” se realizará este  sábado 14 de marzo, a las 18 horas, en  la casa principal Shazam Cómics (Marín 0279, Providencia). La novela gráfica se presentará en compañía de Francisco Ortega, Félix Vega y Bernardita Ojeda.