Libro reúne cartas y dibujos que internas de la cárcel de San Miguel dedican a hijos

La Fundación Aracataca, que dirige la actriz Malucha Pinto, realizó talleres artísticos para mujeres madres privadas de libertad. El resultado de esa experiencia está plasmado en “Cartas a mis hij@s”, publicación que cuenta con financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, y que fue presentada en dependencias del recinto.

150

Entre septiembre y octubre del año pasado, la Fundación Aracataca realizó talleres artísticos para mujeres madres privadas de libertad del Centro Penitenciario Femenino de San Miguel, con el objetivo de reconectarlas con sus hijos e hijas a través de una metodología trabajada desde el teatro y la creación literaria.

El resultado de esa experiencia está plasmado en “Cartas a mis hij@s”, publicación que cuenta con financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, y que fue presentada en dependencias del recinto.

“Como Ministerio de las Culturas estamos orgullosos de participar nuevamente en un proyecto como éste. El taller y la publicación de este libro ha sido un trabajo que no sólo ha permitido acercar a estas mujeres a la cultura a través del teatro y la creación literaria, sino que también ha significado una oportunidad para que ellas reconstruyan el vínculo con sus hijos e hijas y para que nos muestren la fuerza de su esperanza y superación”, comentó la ministra Consuelo Valdés, quien asistió al lanzamiento.

Los talleres fueron ejecutados por la directora de la Fundación Aracataca, Malucha Pinto, y la actriz y productora de la organización, Paola Lara.

El texto recopila las cartas y los dibujos hechos por las 19 internas que participaron de la experiencia; 15 de las cuales presentaron este jueves una obra que recoge los mejores testimonios de sus vidas convirtiendo a algunas en actrices, músicas, diseñadora y tramoyas.

El trabajo realizado en el Centro Penitenciario Femenino tiene como antecedente el proyecto que realizó la Fundación Aracataca el año 2014 en la Cárcel de Mujeres de Antofagasta, iniciativa que también contó con el apoyo del entonces Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (hoy Ministerio de las Culturas).

La experiencia permitió que un grupo de reclusas que se encontraba separada de sus hijos e hijas, pudiese, a través de dinámicas artísticas, el teatro y la creación literaria y de manera colectiva y participativa, elaborar y resignificar la experiencia traumática que significa separarse de los hijos e hijas.

La experiencia finalizó con el libro visual “Cartas a mi hij@”, material que contenía relatos y aprendizajes de las internas. Este texto fue entregado a las reclusas y ellas pudieron regalarlo a sus hijos, hijas y familia. La propuesta fue tan exitosa que fue replicada con las gendarmes del recinto, a solicitud de ellas mismas.