Bachelet: “Hay que garantizar que se fijen responsabilidades por las violaciones a DDHH en Chile”

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, se refirió a los delitos derivados de las protestas sociales ocurridas en el país como también en Ecuador, Bolivia y Brasil, enfatizando que su preocupación por que avancen las investigaciones sobre esos hechos.

112

Michelle Bachelet aseguró este jueves que es necesario establecer las responsabilidades por las violaciones a las garantías fundamentales cometidas en Chile y Ecuador, en el marco de las protestas que generaron los respectivos estallidos sociales que comenzaron en octubre del año pasado.

Durante su intervención en el Consejo de Derechos Humanos, la alta comisionada de DDHH la ONU en esta materia, afirmó que en ambos países hay “una necesidad de garantizar que se fijen responsabilidades por las vulneraciones perpetradas durante las protestas”.

Asimismo, subrayó que se requiere atender cuáles son las causas de este fenómeno, apuntando principalmente a la desigualdad, según consigna La Tercera.

La exmandataria chilena recordó ante la instancia que su oficina ya envió misiones de investigación a Chile y Ecuador, presentando recomendaciones para indagar y juzgar las vulneraciones a las garantías fundamentales que entonces ella condenó.

También abordó la situación de Bolivia, asegurando que lo ocurrido en dicha nación desde octubre pasado ha dejado al menos 35 muertos y 800 heridos, en donde “la mayoría de ellos (se registraron) en operaciones del ejército y la policía”.

En la misma línea, sostuvo que su repartición está preocupada por “la imputación de distintos delitos a cargos gubernamentales y personas relacionadas con la antigua administración” del exgobernante refugiado en Argentina, Evo Morales.

Por otra parte, se refirió a lo que sucede en Brasil, sosteniendo que se han producido “ataques e incluso asesinatos contra defensores de derechos humanos, muchos de ellos líderes indígenas”.

Finalmente, sentenció que también “hay un aumento de las requisas de tierras de indígenas y afrodescendientes, y esfuerzos por deslegitimar el trabajo de la sociedad civil y sus movimientos”.