Arzobispo de Santiago: “Estamos cansados de injusticia, cansados de violencia”

Celestino Aós, se refirió a la coyuntura que vive el país en el marco del estallido social y sostuvo que “no hace bien el retraimiento de los ciudadanos de la acción sociopolítica, ni el desprestigio y desdén hacia la política y los políticos”.

325

“La violencia nos daña profundamente y no puede sino ser rechazada y combatida con los instrumentos de la ley”, sentenció este miércoles el arzobispo de Santiago, Celestino Aós, al comentar la situación que vive el país con los hechos violentos derivados del estallido social que han vuelto todo un reto para la autoridad el mantenimiento del orden público.

En el marco del miércoles de ceniza, rito que marca el inicio de las actividades litúrgicas previas a Semana Santa, la máxima autoridad de la iglesia católica metropolitana, señaló que este escenario genera “un daño evidente es que nos impide mirar con más claridad los problemas y concentrarnos en buscar soluciones”.

Por ello replicó que “ciertamente ni la injusticia ni la violencia son el camino de Jesús. Estamos ya cansados de injusticia, estamos ya cansados de violencia. Por eso mismo, hay que abordar los problemas de fondo, pues ‘una paz que no surja como fruto del desarrollo integral de todos, tampoco tendrá futuro y siempre será semilla de nuevos conflictos y de variadas formas de violencia’. Un camino esencial para la paz es la participación social y la acción política”.

Al respecto, Aós puntualizó que “no hace bien el retraimiento de los ciudadanos de la acción sociopolítica ni el desprestigio y desdén hacia la política y los políticos”, como tampoco es bueno –acotó- “quedarse en slogans, en descalificaciones generales y en una mirada de la realidad en blanco y negro, pues no contribuye a mejorar la política y la manera de enfrentar los problemas”.

La homilía del clérigo siguió más allá subrayando que a la vez “ni sirve la mirada ingenua y acrítica, que no considera la corrupción y el predominio de los intereses personales y de grupo, tan presentes en la vida económica y social; ni tampoco sirve la mirada que sospecha de todo y que no ve en la política y en los líderes sino maldad y aprovechamiento”.

El arzobispo de Santiago puntualizó que “no tenemos rencor, sólo pedimos que este dolor y sufrimiento nos sirva para madurar como país y derrotemos toda división, discriminación, segregación”, informó radio Cooperativa.

Finalmente, manifestó que su petición apunta a que “juntos descubramos que nuestra patria tiene visión de entendimiento y no de enfrentamiento, como hemos sido testigos en la historia de nuestro país”, justo en momentos en el que el Presidente Sebastián Piñera instó a un acuerdo de todos los sectores, que contribuya al cese de los actos violentos que se han apreciado estos días u que amenazan con repetirse en marzo.