Donald Trump: Nuevo reporte sobre interferencia electoral de Rusia “es una farsa”

El mandatario estadounidense sostuvo que este es un nuevo intento demócrata para torpedear su reelección, mientras que Rusia refutó la acusación de los legisladores, afirmando que son “nuevos mensajes paranoicos que se volverán más comunes a medida que se acerquen las elecciones”.

98

Como una “¡farsa número 7!”, de sus rivales demócratas, calificó este viernes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un reporte de las agencias de inteligencia, divulgado durante una sesión confidencial en el Congreso, que advierte que Rusia está interfiriendo nuevamente para ayudarlo a obtener un segundo mandato. 

“Otra campaña de desinformación está siendo lanzada por los demócratas del Congreso diciendo que Rusia me prefiere a mí que a cualquier otro candidato de los demócratas que no hacen nada”, dijo el gobernante en Twitter.

Los legisladores demócratas expresaron nuevas preocupaciones después de recibir información clasificada del entonces director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, en la que el funcionario advirtió que Rusia supuestamente estaba interviniendo en la campaña con la esperanza de ayudar a las posibilidades de reelección de Trump.

El diario The New York Times informó que Trump recriminó a Maguire, quien fue removido de su cargo esta semana, por permitir que se llevara a cabo la sesión informativa.

Según el periódico neoyorquino, Trump estaba particularmente enojado con la presencia en esta sesión informativa, que data del 13 de febrero, convocada por Adam Schiff, el demócrata que dirigió la investigación que desencadenó su acusación en el Congreso.

El mandatario republicano ya había expresado su molestia después de que la comunidad de inteligencia informó públicamente que Rusia había interferido en la campaña electoral de 2016 -incluyendo estrategias de manipulación de redes sociales- para respaldar a Trump frente a su rival demócrata, Hillary Clinton.

“Contamos con los servicios de inteligencia para informar al Congreso de cualquier amenaza de interferencia extranjera en nuestras elecciones. Si la información es verdadera y el presidente interfiere con ella, entonces está nuevamente poniendo en peligro nuestros esfuerzos para detener toda interferencia extranjera. Tal y como lo advertimos”, tuiteó Schiff.

“PARANOIA”

Por su parte, Rusia atribuyó las nuevas acusaciones de la inteligencia estadounidense, cuyos detalles aún no se conocen, a un ataque de “paranoia”. 

“No tiene nada que ver con la verdad”, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, denunciando “nuevos mensajes paranoicos que desafortunadamente se volverán más comunes a medida que se acerquen las elecciones” en Estados Unidos.

Moscú siempre ha negado cualquier implicación en la campaña electoral de 2016, con la ayuda de hackers y de ‘trolls’ rusos en las redes sociales, a pesar del consenso de las agencias federales estadounidenses en que sí existió injerencia.

Por su parte, Trump siempre ha asegurado que no necesitaba de la ayuda de Moscú para llegar a la Casa Blanca.

“El presidente ha negado la injerencia extranjera en las elecciones durante tres años porque su ego no puede aceptar que Rusia intervino a su favor”, denunció el demócrata Bennie Thompson, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes.

Para reemplazar a Maguire, Trump eligió a Richard Grenell, el actual embajador estadounidense en Alemania, quien, según los demócratas, carece de la experiencia necesaria para un puesto en el que supervisará 17 agencias federales, incluida la CIA.

La Casa Blanca aseguró que Grenell tendría un “enfoque imparcial” y Trump dijo el viernes que cuatro candidatos serían seleccionados para aspirar a asumir el cargo de forma permanente.