VIDEO | Violonista tocó durante su operación de su cerebro para evitar perder su talento

La delicada intervención tuvo por objeto verificar en tiempo real que las áreas del vital órgano responsables del movimiento de las manos, no se vean afectadas durante este delicado procedimiento quirúrgico.

223

 

Una violinista ayudó a los médicos a no dañar una importante zona de su cerebro tocando su instrumento, mientras le practicaban una cirugía para extraerle un tumor.

La melódica intervención fue realizada en el hospital King’s College de Londres, donde los cirujanos han desarrollado una técnica que les permite verificar en tiempo real que las áreas del cerebro responsables del movimiento de las manos no se vean afectadas durante este delicado procedimiento quirúrgico.

Dagmar Turner, se llama la paciente de 53 años e integrante de la orquesta sinfónica de la isla de Wight (sur de Inglaterra), quien fue diagnosticada de un tumor cerebral de crecimiento lento en 2013 y solicitó entonces ser intervenida cuando éste se desarrollase.

La operación se llevó a cabo el mes pasado, pero recién esta semana el recinto asistencial de alta complejidad liberó las imágenes del momento en que la despiertan de la anestesia en plena intervención para hacerla tocar su instrumento de modo de proteger células importantes ubicadas en el lóbulo frontal derecho, en particular.

Esta zona, ubicada justo al lado del sector operado, controla entre otras cosas la mano izquierda, esencial para tocar el violín.

“La idea de no poder tocar más me destrozaba el corazón”, señaló Turner, quien agradeció al equipo médico por haber hecho “todo lo posible”, llegando incluso a determinar en qué posición operarla para que ella pudiera tocar. 

Hacemos unas 400 resecciones (extirpación de tumores) al año, lo que a menudo implica despertar a los pacientes para realizarles pruebas de lenguaje”, indicó el cirujano jefe en la cirugía, Keyoumars Ashkan, “pero fue la primera vez que hice tocar un instrumento a un paciente”.

Según éste, el 90% del tumor fue extirpado, “incluyendo todas las zonas sospechosas de (registrar) una actividad agresiva”, en tanto se le permitía a la violinista “conservar el uso pleno de su mano izquierda”.

“Gracias a ellos, espero reintegrarme muy pronto a mi orquesta”, subrayó la instrumentista, quien abandonó el hospital tres días después de su operación.