Sumario en el Registro Civil: Joven que no le cambiaron el nombre y sexo registral

Junto con ofrecerle las disculpas correspondientes por el malestar causado, el organismo dijo que tanto la solicitud como la documentación presentada por Noah López Gutiérrez estaban correctos y que la situación se produjo en el proceso de elaboración de la cédula, y por ello está indagando que fue lo que ocurrió.

1973

La realización de un sumario administrativo y redoblar los mecanismos de revisión de las cédulas de identidad, son las medidas que adoptó el Servicio de Registro Civil e Identificación (SRCeI) para evitar que se repitan casos como el de Noah López Gutiérrez, quien hizo el trámite para el cambio de nombre y sexo registral y recibió su carné sin la rectificación.

El joven fue una de las primeras personas transgénero que concurrió el 27 de diciembre pasado hasta las dependencias del organismo que emite las cédulas de identidad y otros documentos, para, conforme a la entrada en vigencia de la Ley de Identidad de Género y que permite realizar la modificación de su identidad sexual en el aspecto legal.

Pero cuando fue a retirar la cédula, vio que el cambio no se hizo, hecho que inmediatamente denunció en Instagram.

Al constatar el hecho, el Registro Civil decidió hacer una investigación, subrayando que el error se produjo “en el paso posterior, correspondiente al proceso de fabricación de la cédula de identidad, este cambio no se realizó, cuestión que fue advertida por el usuario al momento de retirar el documento”.

Frente a esta situación el servicio lamentó “profundamente este grave error, y es por ello que el director nacional de la entidad, Jorge Álvarez, se comunicó directamente con Noah López, para presentarle las disculpas por la situación vivida, asegurándole que hoy tendrá su cédula de identidad, la cual será llevada a su domicilio”.

López Gutiérrez participó junto al ministro Hernán Larraín del lanzamiento oficial de la normativa en diciembre pasado. En esa jornada, el joven protestó frente al secretario de Estado tapándose un ojo por los heridos oculares en el marco de las protestas sociales.