Guaidó regresó a Venezuela en medio de agresiones e insultos

Antes, en la zona de desembarco, fue rociado con una gaseosa por una empleada de la aerolínea estatal Conviasa que le gritó “traidor”. “Este showcito era predecible”, se escucha decir al líder opositor de Nicolás Maduro.

156

El líder opositor Juan Guaidó regresó a Venezuela este martes tras una gira internacional de 23 días, en medio golpes, empujones e insultos entre sus seguidores y partidarios del presidente Nicolás Maduro, que lo alcanzaron sin mayores consecuencias.

“Vinimos a trabajar y a echar el resto”, dijo el jefe parlamentario en un mitin en una plaza de Caracas, tras arribar en un vuelo comercial desde Portugal.

El opositor, quien se reunió en Estados Unidos con el presidente Donald Trump, anunció que vendrán nuevas sanciones “contra la dictadura” y llamó a intensificar las protestas.

“Los mecanismos de presión solo van a aumentar. Por polémicos que sean, van a seguir aumentando”, añadió ante unos 500 asistentes, luego de que el viernes Washington ampliara su batería de sanciones al incluir en su lista negra a la aerolínea estatal Conviasa.

No hubo acciones de las autoridades contra el líder legislativo, pero su oficina de prensa denunció cerca de la medianoche que un familiar que viajaba con él, su tío Juan Márquez, está “desaparecido” tras ser “retenido” por funcionarios aeroportuarios.

En una referencia superficial a Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, Maduro llamó al chavismo a concentrarse en “defender a Venezuela”.

“No nos dejemos distraer en estupideces, en bobolongos, en traidores de la patria”, afirmó el mandatario socialista en un acto con trabajadores públicos.

“SABOTAJE”

El aeropuerto internacional de Maiquetía, que sirve a Caracas, se convirtió en un hervidero al confirmarse el retorno de Guaidó.

“Este 2020 debe ser de realizaciones si nos mantenemos movilizados. Todos a exigir nuestros derechos, a protestar”, instó el opositor.

Su última parada conocida fue Estados Unidos, donde Trump le prometió “aplastar” la “tiranía” de Maduro, quien este martes vinculó esa amenaza con “sabotajes” a servicios públicos como la estatal de telecomunicaciones y el metro de Caracas.

Guaidó, de 36 años, abandonó el país clandestinamente el 19 de enero, pues tiene una prohibición de salida por varias causas judiciales. A su llegada, publicó una foto suya ante un funcionario de migración con la frase “en casa”.

AGREDIDO

Con una camisa blanca y un crucifijo de madera colgado en el pecho, Guaidó se abrió paso rodeado por escoltas durante las escaramuzas que se formaron a su paso, en las cuales fueron agredidos diputados opositores y periodistas.

Antes, en la zona de desembarco, fue rociado con una gaseosa por una empleada de Conviasa que le gritó “traidor”. “Este showcito era predecible”, se escucha decir a Guaidó, riendo, en un video difundido en redes sociales.

“¡Guaidó fascista, gusano imperialista!”, “¡asesino!”, le espetaron otros trabajadores de la aerolínea tras irrumpir en el área donde legisladores y diplomáticos lo esperaban.

Guaidó volvió a Venezuela luego de violar por segunda vez la prohibición de salida. Visitó Colombia, varios países europeos, Canadá y Estados Unidos.