Valente: “A la gente le da vergüenza decir que el modelo estaba funcionado bien”

El exministro de Economía de Sebastián Piñera entregó su visión sobre el estallido social y el modelo económico que hoy se encuentra en entredicho. Afirmó que la sensación de la ciudadanía de que unos se benefician y otro no en el país es una caricatura que no existe.

947

El exministro de Economía, José Ramón Valente, señaló que si bien, se deben mejorar los problemas de competencia y de colusión, el modelo de desarrollo del país ha ayudado a todos los sectores socioeconómicos. “No somos un país perfecto, pero somos un mejor país de lo que éramos hace 30, 20 o 10 años”.

El exministro de Sebastián Piñera entregó su visión sobre el estallido social y el modelo económico que hoy se encuentra en entredicho.

“El programa de gobierno post octubre cambió completamente. Nosotros entramos con una épica muy clara que era transformar a Chile en la primera nación de Latinoamérica capaz de tener una calidad de vida de país desarrollado. Ahora, el programa de gobierno es distinto, está enfocado en fortalecer las instituciones, reducir la violencia, al proceso constituyente; por lo tanto, tiene un énfasis distinto”, señaló a La Tercera.

Según Valente el programa original del Gobierno falló ya que se produjo este estallido social. “Lo que sí tenemos claro, es que tuvimos una debilidad institucional muy importante para enfrentar esta crisis de manera civilizada. Tener demandas sociales y expresarlas es muy legítimo, pero expresarlas con violencia, destrucción, no me parece legítimo”, expresó.

A pesar de las reiteradas críticas contra el modelo económico chileno y que se transformaron en “punta de lanza” en las protestas, Valente dijo que el desarrollo económico, basado en el libre mercado, ha dado grandes beneficios a los chilenos, entre ellos la reducción de la pobreza y la desigualdad.

“El principal problema de nuestra institucionalidad económica es que los bullados casos de colusión han generado una sensación, a mi juicio exagerada, de que en Chile todos los mercados son poco competitivos y que la generación de riqueza es ilegítima”, señaló.

El exministro sostuvo que la sensación de la ciudadanía de que unos se benefician y otro no en el país es una caricatura que no existe.

Cuando se miran los beneficios del desarrollo, estos les llegaron a todos los chilenos. A unos más, a otros menos, y sin duda hay chilenos más ricos y otros más pobres, pero hace 30 años había 4 millones de personas viviendo en campamentos, y hoy día son 100 mil. Cuando el ingreso del decil más bajo subió cuatro veces más que el más alto, no se puede decir que no les estaba llegando el desarrollo. Esa caricatura que el progreso económico le estaba llegando a algunos y a otros no, no me la compro”.

Sin embargo, cree que el modelo es “mejorable” ya que es necesario “terminar con algunos privilegios, eventos de monopolio, no somos un país perfecto, pero somos un mejor país de lo que éramos hace 30, 20 o 10 años. A la gente le da vergüenza decirlo: el modelo de desarrollo de la economía chilena estaba funcionando bien”.