El Papa designó como obispos a los administradores apostólicos de Chillán y Osorno

Sergio Pérez de Arce Arriagada y Jorge Concha Cayuqueo se hicieron cargo de las respectivas diócesis luego de la renuncia Carlos Pellegrin y Cristián Barros, tras encuentro que el Pontífice tuvo en en 2018 con todos los obispos para abordar los abusos sexuales y encubrimientos cometidos por miembros de la iglesia chilena.

114

El Papa Francisco resolvió nombrar como obispos de Chillán y Osorno a sus respectivos administradores apostólicos, Sergio Pérez de Arce Arriagada y Jorge Concha Cayuqueo, quienes ocuparán la sede vacante de estas diócesis emplazadas en las regiones de Ñuble y Los Lagos.

La Nunciatura Apostólica fue la encargada de anunciar la decisión del Pontífice, quien optó por el actual obispo auxiliar de Santiago y el sacerdote franciscano, respectivamente, para ocupar los cargos dejados a mediados del año 2018 por los entonces purpurados Carlos Pellegrin y Cristián Barros.

La dimisión de éstos se dio en mayo pasado, luego del encuentro que en mayo de ese año el Pontífice tuvo en el Vaticano con la totalidad de los miembros de la Conferencia Episcopal, oportunidad en la que abordó con ellos los casos de abusos sexuales y eventuales encubrimientos cometidos por miembros de la iglesia chilena.

Pellegrin enfrenta una indagatoria por presuntos delitos sexuales cometidos contra feligreses de su región, los que el sacerdote ha negado; mientras que Barros, es sindicado como encubridor de los abusos sexuales cometidos por Fernarndo Karadima cuando éste estuvo a cargo de la parroquia de El Bosque en Providencia.

A eso se le suma el eventual encubrimiento de los presuntos delitos sexuales cometidos por el ex capellán de la FACH, Pedro Quiroz. 

Con las designaciones de Pérez de Arce y Concha, ahora quedarán seis las sedes vacantes de las 27 jurisdicciones eclesiásticas que tiene el país: Copiapó, a cargo de un administrador diocesano; y San Felipe, Rancagua, Valparaíso, Talca, y Valdivia, todas estas a cargo de un administrador apostólico.

PERFILES

El nuevo obispo de Osorno, monseñor Jorge Enrique Concha Cayuqueo nació en Carahue, diócesis de Temuco, el 8 de junio de 1958.

En la Orden de los Hermanos Menores hizo su primera profesión en San Francisco de Mostazal el 16 de enero de 1980 y su profesión solemne en la Provincia Franciscana de la Santísima Trinidad de Chile el 23 de diciembre de 1983.

El 20 de diciembre de 1986 fue ordenado sacerdote. En junio de 1996 obtuvo el doctorado en Ciencias Sociales por la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma, Italia.

Desempeñó diversas responsabilidades en su congregación y en parroquias de la arquidiócesis de Santiago.

En el año 2011 fue elegido ministro provincial de la Provincia Franciscana de la Santísima Trinidad de Chile. En el año 2012 asumió como presidente de la Conferencia de Ministros provinciales del Cono Sur (Argentina, Paraguay y Chile). En marzo de 2014 fue elegido como primer vicepresidente de la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile (CONFERRE).

El 14 de julio de 2015 el Papa Francisco lo nombró obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santiago de Chile, recibiendo la sede titular de Carpi. Fue consagrado obispo el 29 de agosto de 2015.

El 11 de junio de 2018 el Pontífice lo nombró administrador apostólico.

En el caso de la nueva autoridad eclesiástica de Chillán, monseñor Sergio Pérez de Arce Arriagada, nació en Quillota el 26 de agosto de 1963.

En la congregación de los Sagrados Corazones profesó sus primeros votos el 2 de marzo de 1985 y fue ordenado sacerdote el 15 de diciembre de 1990 en Valparaíso.

Ha sido formador y asesor de diversos colegios y pastorales juveniles. Hasta 2018 estaba a cargo de la capellanía del Patronato SS.CC., y del templo Sagrados Corazones en Valparaíso.

Fue Superior provincial de la Congregación entre 2005 y 2011.

Presidió la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Chile entre 2011 y 2014, período en el que integró el Consejo Nacional de prevención de abusos y acompañamiento de víctimas, organismo de la Conferencia Episcopal.

En 2018 fue nombrado en la provincia chilena SS.CC. como delegado para la recepción de denuncias de abusos.

El 21 de septiembre de 2018 el Papa lo nombró administrador apostólico.

Afirman que 4 obispos chilenos renunciaron tras reunión con el Papa

Obispo de Chillán: “Desconozco la acusación, mi conciencia está limpia”

Obispo Barros declara como imputado por encubrimiento en caso de ex capellán de la FACH