“1917”: Oda al lenguaje audiovisual en el Cine Normandie

Las razones sobran para que la crítica la alabe. El film del director Sam Mendes (“Skyfall”) es un ejemplo soberbio sobre la expresión del lenguaje audiovisual. Toda esa cuestión estudiada desde la época de David W. Griffith, y, donde a partir de la semiótica, se han hecho abundantes investigaciones y ensayos, este film lo ejemplifica de manera increíble.

576

El cine bélico vuelve a ser tendencia y favorito en la crítica. En 2016 la película “Hasta el último hombre” ganó dos Premios Oscar técnicos y al año siguiente la visual “Dunquerke” se llevó tres estatuillas en la misma categoría. Ahora, sin embargo, la cinta “1917”, de Sam Mendes, director de “American Beauty”, es favorita a la Mejor Película en la ceremonia de la Academia, ya que en los Globos de Oro ganó esta categoría y también el disputado premio a Mejor Director.

El film, ambientado en la Gran Guerra, relata la misión de los dos jóvenes cabos británicos, Schofield (George MacKay) y Blake (Dean-Charles Chapman), quienes deben llevar un crucial y urgente mensaje a otra base militar para salvar 1.600 vidas de soldados británicos. El problema será que tendrán cruzarlo a plena luz del día, en un territorio ocupado por alemanes y donde en cada rincón la muerte está presente.

Las razones sobran para que la crítica la alabe. El film del director de “Skyfall” es un ejemplo soberbio sobre la expresión del lenguaje audiovisual. Toda esa cuestión estudiada desde la época de David W. Griffith, y donde a partir de la semiótica se han hecho abundantes investigaciones y ensayos, este film lo ejemplifica de manera increíble.

Sumado a las interpretaciones de Richard Madden, Colin Firth, Andrew Scott, Mark Strong y el cotizado actor Benedict Cumberbatch, forman un cast solido que asegura actuaciones y momentos potentes, sobre todo por quien caracteriza a Sherlock Holmes.

El visionado de la película, gracias esa aplicación técnica híper organizada de narrar la historia en un extenso plano secuencia, da por resultado una experiencia sumamente inmersiva. Si lo colocamos en un contexto de balazos, trincheras, ratas comiendo cadáveres, alambres de púas y un enemigo que acecha, hace de “1917” una historia atrapante en la que uno se siente como un tercer participante en la cruzada de peligro de estos dos soldados.   

Pero hay que tener presente que este largometraje no pretende ser y ni es un film de acción al estilo ochentero, donde la rudeza de los “valientes soldados” y su heroísmo es lo que destaca. No. El film logra transitar por todo lo que conlleva un drama clásico de progresión en su historia en la cual se desarrollan los conflictos internos y periplos externos.

El valor de la película no solamente está en su forma de narrar la historia. Temas como el retrato de la guerra y la presencia de la muerte y como esta se muestra, son un logro en cuanto la estética del cine bélico. De esto hay que tener presente cómo la influencia de la Gran Guerra en Alemania dio paso a la estética del terror más clásica del expresionismo alemán, que se puede ver en films como “El gabinete del doctor Caligari” (1920) o “Nosferatu” (1922).

Por ello hacer el ejercicio inverso de observar como en “1917” se muestra la muerte y el horror de la guerra, y cómo eso produjo una estética que hasta el día de hoy la vemos en thrillers y films de terror, puede resultar muy interesante.

 COORDENADAS 

El Cine Arte Normandie ofrecerá funciones de “1917”:

-Viernes 24, a las 20:30 horas.

-Sábado 25, a las 15:00 horas.

-Domingo 26, a las 17:00 horas.

-Lunes 27, a las 16:30 horas.

-Martes 28, a las 15:00 horas.

– Miércoles 29, a las 15 horas.