“Érase una vez en Hollywood”: Un film de manual para el cinéfilo se exhibirá este lunes 20 y miércoles 22 en el Normandie

La película es una carta de amor del director de “Pulp Fiction” a la “era dorada de Hollywood”, la que para muchos termina a fines de los años 60’ con el asesinato de Tate, en agosto de 1969. Hecho que también trajo la criminalización de los hippies y las drogas alucinógenas. Por ello que este film, hecho intencionalmente para el revisionismo cinéfilo dada su alta intertextualidad, es una forma de “saludar con el sombrero” con nostalgia a esa época que Tarantino vio partir.

481

“Érase una vez en Hollywood”, el último film del aclamado director Quentin Tarantino, retrata una historia coral, donde un aclamado actor de Hollywood se debe enfrentar a la decadencia de su carrera. Su doble de acción debe sobrellevar el hecho tanto en escena como en la vida privada del actor, mientras la carismática Sharon Tate disfruta de la fama y la pantalla, ante el inminente homicidio por parte de “La Familia”, a cargo de Charles Manson.

La película es una carta de amor del director de “Pulp Fiction” a la “era dorada de Hollywood”, la que para muchos termina a fines de los años 60’ con el asesinato de Tate, en agosto de 1969. Hecho que también trajo la criminalización de los hippies y las drogas alucinógenas. Por ello que este film, hecho intencionalmente para el revisionismo cinéfilo dada su alta intertextualidad, es una forma de “saludar con el sombrero” con nostalgia a esa época que Tarantino vio partir.

La cinta cuenta con uno de los mejores diseños de ambiente y escenografía en la filmografía del director, lo que sumado con la música de la época y estética hippie, dan por resultado un excelente reflejo casi documental de lo que fueron aquellos años. Acá Tarantino se luce logrando abrir una ventana al pasado dejando vislumbrar un momento de los 60. Objetivo que logra de manera soberbia por querer retratar un capricho propio.

Cuando se conformó el casting la película inmediatamente comenzó a sonar a clásico; Leonardo DiCaprio (Rick Dalton) haciendo dúo con Brad Pitt (Cliff Booth), aludiendo a los clásicas parejas masculinas del western o del estilo “El agente Cipol”; sumando a la talentosa y guapa Margot Robbie, que resalta en cada papel que le dan; y con Al Pacino, uno de las rostros clásicos del cine participando en un película que tributa al mismo cine. O sea, no se guardó nada.

Tarantino toma este cast soñado, lo enmarca en una época soñada del cine, pero para hablar de lo cotidiano y frágil de las figuras de Hollywood. Toma actores que siempre han sido protagonistas para contar una historia de lo que sucede tras bambalinas. Un lujo y atrevimiento que solo lo puedes hacer cuando sabes que eres un grande.

No es de extrañar que esta película de la sorpresa y se lleve el Oscar a Mejor Película. Tiene los méritos, como otras, pero tiene algo que siempre le ha gustado a los críticos: es un film que tributa a la Academia y al cine. Esto ya lo vimos con “La forma del agua” (2017), “Birdman” (2014) y “El artista” (2011).

COORDENADAS

  • El Cine Arte Normandie tendrá una función el lunes 20 a las 17:30 y miércoles 22 a las 19:00.