Acusan a las aplicaciones Tinder y Grindr de vender datos personales

Según el Consejo de Consumidores de Noruega éstas plataformas dedicadas a conectar personas para citas orientadas al ámbito amoroso, y otras de diverso índole, están entregando esa información a otras empresas con fines publicitarios, práctica que viola la normativa europea.  

86

Las aplicaciones de citas Tinder y Grindr venden datos personales de sus usuarios a otras empresas, incluyendo su orientación sexual en el caso de Grindr, en violación de la normativa europea, denunció el martes el Consejo de Consumidores de Noruega.

El organismo aseguró que en el caso de Grindr, destinada específicamente a personas LGBT, comparte datos de GPS, dirección IP, edad y sexo de sus usuarios con mútliples empresas para mejorar la eficiencia de los anuncios publicitarios. 

Al compartir estos datos, subrayó la entidad, se puede deducir la orientación sexual de los usuarios para estrategias con los fines señalados.

Según el informe denominado “Out of control” (fuera de control) sobre la recopilación y el uso de datos personales por parte de diez plataformas, “la industria publicitaria está infringiendo sistemáticamente la ley”. 

“Cada vez que usted abre una App como Grindr, las empresas publicitarias conocen su ubicación GPS, los identificadores utilizados para iniciar sesión en el dispositivo e incluso el hecho de que usa una aplicación de citas gay”, denunció el activista austriaco, Max Schrems.

Para la entidad independiente que se beneficia de fondos públicos, las conclusiones del estudio, muestran que esta práctica “es una violación descarada de los derechos europeos de privacidad de los usuarios”.

El informe también involucra a Tinder, acusada de compartir los datos de sus usuarios con al menos 45 empresas de su propietario, el Grupo Match.

Otras aplicaciones como Qibla Finder (recordatorio de eventos religiosos para los musulmanes), Clue and MyDays (control de los periodos de fertilidad) o la aplicación para niños My Talking Tom 2 también fueron señaladas en la comisión de este delito.

Según el Consejo de Consumidores noruego, estas acciones pueden conducir a casos de discriminación, manipulación o explotación.