Cadem: 63% rechaza el boicot a la PSU y solo el 35% lo apoya

De acuerdo a la última encuesta, el 65% cree que los principales perjudicados por la interrupción de la PSU son los estudiantes, 12% cree que es el gobierno, 8% el Ministerio de Educación, 6% el Demre, 2% el movimiento social, 2% todos por igual y un 1% la oposición.

102

La última encuesta Cadem mostró que el 90% supo o escuchó de las tomas en los colegios en que se iba a rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU), y de ellos, el 35% se mostró de acuerdo y 63% en desacuerdo con estas ocupaciones como una forma de protesta legítima.

El nivel de respaldo a estas movilizaciones aumenta significativamente entre quienes tienen 18 y 34 años y se identifican con la izquierda, alcanzando un 55%. En cambio, el desacuerdo aumenta significativamente entre quienes tienen 55 años o más (77%) y los identificados con la derecha (92%).

Asimismo, el 65% cree que los principales perjudicados por la interrupción de la PSU son los estudiantes, 12% cree que es el gobierno, 8% el Ministerio de Educación, 6% el Demre, 2% el movimiento social, 2% todos por igual y un 1% la oposición.

En un tema ligado, el 76% (+3 puntos) cree que la crisis que está viviendo el país es principalmente la expresión de un descontento social generalizado, y sólo el 17% (+1) piensa que es un problema de orden público y de grupos violentistas organizados.

Sobre la continuidad de las movilizaciones, el 62% (-2) está de acuerdo y un 36% (+3) está en desacuerdo. Además, solo un 1% cree que la situación que vive el país pronto va a volver a la normalidad, 3% que va a demorar un par de semanas en retomar la normalidad, 51% (-4) que va a demorar un par de meses en retomar la normalidad, 43% (+7) que será muy difícil volver a la normalidad.

Acerca de las expectativas post crisis, el 76% (+2) cree que cuando Chile supere esta situación será un país mejor, 13% (-1) que Chile será igual que antes de la crisis y 9% (+1) un peor país de lo que éramos.

Encuesta Cadem.

Cadem: Piñera sufrió nuevamente una fuerte caída en la aprobación