Sin copamiento y con incidentes aislados chilenos recibieron el Año Nuevo en Plaza Baquedano

Los festejos, que sucedieron a un intento de derribar la estatua del héroe que da nombre al emblemático lugar, se desarrollaron en completa normalidad y con una presencia policial adecuada hasta las 05:00 horas, cuando algunos violentistas hicieron algunas barricadas.

470

Sin copamiento de Carabineros y con incidentes aislados se realizó la fiesta de Año Nuevo en la Plaza Baquedano, hasta donde llegaron miles de personas con su cotillón para disfrutar previamente de una cena solidaria y un show artístico que incluyó ala rapera Ana Tijoux, quien hizo su presentación desde la ventana de un edificio.

Como había dicho el intendente metropolitano, Felipe Guevara, el derecho a reunión estaba garantizado, por lo que se vio presencia de Fuerzas Especiales pero de manera preventiva y no en gran número, como se había anticipado en días previos a la controvertida celebración.

También hubo batucadas, fuegos artificiales lanzados por los asistentes, puestos de comida y parrillas para asados que se instalaron en plena vía pública. Los manifestantes instalaron mesas donde comieron antes de los abrazos.

Los únicos incidentes se registraron en calle Carabineros de Chile, donde encapuchados lanzaron bombas molotov y piedras a los efectivos policiales, que debieron intervenir con el carro lanzaaguas y lanzagases. Hasta ahora no se ha informado de lesionados ni de detenidos.

Así, la jornada en la llamada “Plaza de la Dignidad” por los manifestantes que apoyan las reivindicaciones sociales y económica que gatillaron el estallido social hace poco más de dos meses, fue escenario de festejos con jolgorio y tranquilidad, pese a que en la tarde hubo un grupo que quiso derribar la estatua del general Manuel Baquedano.

“Este año no podía no pasarlo aquí. Todo esto que nos ha pasado hay que celebrarlo, porque lo que viene, con todo el costo que sea, será algo construido por las mayorías”, dijo a la AFP, Rafael Vergara, de 45 años.

Varios puestos de comida se levantaron en los alrededores para ofrecer una cena de Año Nuevo. “La zena cero, la única comida que vale es la del pueblo”, versaba un cartel de uno de los puestos que ofrecía comida en el emblemático lugar.

Justo a la medianoche, vinieron los abrazos y el disparo de fuegos artificiales, siempre en un ambiente festivo y resguardado de lejos por efectivos policiales.

“El ambiente está muy bueno, me motivó la unión de la gente; estamos todos unidos por una causa para salir de todo esto en lo que estamos”, dijo a la AFP Manuel Fredes, de 41 años, que pasó las doce en la Plaza Italia.

El ambiente era muy diferente al del viernes pasado cuando se registraron violentos enfrentamientos entre grupos violentos y la policía y un manifestante murió al caer a un pozo.

Durante toda la semana circularon en redes sociales convocatorias para despedir aquí el 2019, un año marcado por las protestas que arrancaron el 18 de octubre, primero por el alza en el pasaje del metro de Santiago pero que luego se extendieron a un masivo reclamo en contra del gobierno del Presidente Sebastián Piñera y en favor de reformas sociales, en un país que detrás de sus buenas cifras macroeconómicas escondía una gran disconformidad social.

La manifestaciones se saldan hasta ahora con 29 muertos, mientras que el próximo 26 de abril se celebrará un plebiscito que definirá si se cambia o no la Constitución vigente, tras el acuerdo político por la paz social en respuesta a los reclamos de la calle.

“Esto está buenísimo para terminar el 2019 con buena onda; nos los merecemos por todo lo que hemos logrado, pero 2020 viene con una lucha mucho más intensa”, advirtió Javier Becerra, diseñador gráfico de 39 años, que fue hasta Plaza Italia.

Intendente y Carabineros garantizan derecho a reunión esta noche en Plaza Baquedano