Tres nuevos mundos son descubiertos desde Chile

El hallazgo incluye “dos planetas del tipo súper-Tierra y un Júpiter caliente, todos fuera de nuestro Sistema Solar”, señaló James Jenkins, astrónomo del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile.

332

Un equipo de investigadores, entre los que se encuentra el astrónomo de la Universidad de Chile James Jenkins, descubrió tres planetas. Los resultados fueron publicados este lunes en la revista Nature Astronomy.

El hallazgo incluye “dos planetas del tipo súper-Tierra y un Júpiter caliente, todos fuera de nuestro Sistema Solar”, señaló Jenkins, astrónomo del Departamento de Astronomía de dicha universidad e investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA).

El “cazador de planetas” explicó que uno de las dos súper-Tierra es inmensamente caliente “tan alta es la temperatura de su atmósfera y su superficie (muy probablemente rocosa), que ésta está siendo expulsadas del planeta debido a la impresionante radiación que reciben desde su estrella. Además, estos mundos están dejando a su paso un anillo de material… si empezamos a analizar aquella estela tendremos la oportunidad de aprender mucho sobre la composición de la superficie de aquellos exoplanetas”.

El tercer planeta encontrado es del tipo Júpiter Gigante. “Este coloso está orbitando una estrella pulsante, es decir una estrella que oscila su luminosidad debido a procesos internos”, acotó.

Los descubrimientos fueron liderados por los astrónomos Carole Haswell, John Barnes y Daniel Staab, todos ellos de la The Open University del Reino Unido en el marco del proyecto “The Dispersed Matter Planet Project (DMPP)”.

CAZANDO PLANETAS

Para realizar el hallazgo se utilizaron varios instrumentos ubicados en observatorios del norte de Chile: el HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher o “Buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión”) y el Espectrógrafo Coralie en el telescopio suizo Leonhard Euler de 1,2 metros, ambos ubicados en el Observatorio La Silla de ESO (European Southern Observatory) y el espectrógrafo MIKE, que se encuentra en el Observatorio Las Campanas (de la Carnegie Institution for Science).

Jenkins agregó que el Telescopio Espacial Kepler ya había entregado algunos datos sobre este tipo de planetas, pero que eran muy difíciles de seguir en detalle, por lo que con este hallazgo “empezaremos a conocer más sobre estos objetos y de paso podremos estudiar otros que orbitan estrellas cercanas, en los que será más fáciles de realizar estudios secundarios de la química del material”.

El científico también explicó que su trabajo consistió en ayudar a las estrellas candidatas, proporcionar información sobre los índices de calcio que utilizaron para probar si podría haber un anillo de material en la órbita de los planetas observados. A su vez “realicé algunas observaciones de velocidad radial del espectrógrafo Coralie y ayudé a calcular los parámetros estelares”, aseguró.

El equipo pretende seguir buscando este tipo de planetas en otras estrellas. “Nuestro objetivo es estudiar los procesos físicos a la química del anillo de material ablacionado del planeta. Esto debería darnos pistas sobre la naturaleza de las atmósferas y superficies de las súper-Tierras, por primera vez”, concluyó Jenkins.