Haití: denuncian que más de 2.000 mujeres fueron abusadas sexualmente por “cascos azules”

Según un estudio realizado por la revista International Peacekeeping, muchas de las víctimas son menores de edad. Fruto de estos delitos, muchas de estas mujeres concibieron hijos que pasaron a ser conocidos como los “Petit Minustah”. El informe implica personal de 13 países, la mayoría de Brasil y Uruguay.

588

Un escándalo a nivel mundial provocó un estudio publicado por la revista International Peacekeeping, que denunció que más de 2.000 mujeres de Haití, entre ellas varias menores de edad, incluyendo niñas de 11 años, fueron abusadas sexualmente por efectivos de las fuerzas de paz de Naciones Unidas (ONU), conocidos como “cascos azules”.

Dicho informe recoge testimonios de las víctimas, de los militares y de funcionarios de la ONU que estaban en dicho país desde 2004 a 2017 para restablecer la paz, tras la crisis político-social haitiana.

Según el informe, varios efectivos militares se aprovecharon de la pobreza y la miseria de mujeres, abusando de ellas. Fruto de estos delitos, las víctimas concibieron hijos que pasaron a ser conocidos como los “Petit Minustah”. Algunas fuentes hablan que cerca de 100 niños son de padres pertenecientes a los “cascos azules”.

Sabine Lee, profesora de la Universidad de Birmingham que dirigió el estudio, declaró que “está bastante claro que se aprovecharon de niñas menores de edad”.

El informe también criticó la acción de la ONU, la que calificó de “ineficaz” ya que, de acuerdo con el sistema actual, la organización internacional no puede procesar a sus trabajadores por los atropellos cometidos durante el cumplimiento de sus labores en el extranjero.

“El entrenamiento debe ir más allá, no puede ser que vengan a un sitio, violen a una mujer y se vayan”, subrayó Lee.

Un portavoz de la ONU aseguró que el organismo se toma muy en serio esta denuncia y reconoció que al menos hay 29 víctimas y 32 niños nacidos de estos abusos sexuales. Agregó que estos menores de edad y sus madres están recibiendo la manutención y cuidados adecuados.

El informe implica personal de la ONU de 13 países, la mayoría de los cuales eran de Brasil y Uruguay.