El arte de rescatar el valor patrimonial del cobre con las técnicas de la joyería

Vaccani&Cu, emprendimiento de la periodista Giglia Vaccani, se declara una versión punky de la joyería, que busca darle otra dignidad al cobre que sale del país como concentrado y que retorna en productos industrializados solo con valor comercial, no patrimonial.

1141

Hace una década la periodista Giglia Vaccani accedió a ayudar a un joyero en crisis -que conoció reporteando-, adquiriendo todo su taller a buen precio, incluyendo un curso express en técnicas de joyería.

“Y fue un amor a primera vista”, recuerda, haciendo el repaso de las colecciones que ha desarrollado en este tiempo, todas repartidas entre colegas, amigos y familiares, y que terminaron por convencerla sobre la belleza y magia del más humilde de los metales que trabajaba: el cobre.

“Yo me rehúso a hablar de orfebrería en el trabajo que hago con el cobre, porque para mí cada pieza que realizo es una joya. Todos pueden comprar una joya, pero jamás podrán comprar una orfebrería, dicen los maestros, y en esa lógica es que quise profundizar en esta última colección de anillos llamada Caliche”, detalla la profesional nacida en el campamento minero antofagastino de Mantos Blancos.

Remarca que “las joyas dicen mucho de quien las luce. Ha sido así desde la antigüedad, cuando comenzaron a ser usadas como signo de posición social, y esta colección está pensada como un rescate patrimonial del duro trabajo del minero en el Norte Grande, desde donde se extrae y genera el sueldo de Chile, sin que jamás se le permitiera a este metal y sus trabajadores generar una industria para ampliar ese sustento para el país”.

OTRA DIGNIDAD AL COBRE

Su última colección de piezas busca, para quienes las usan, lucir una versión más punky de la joyería, con un discurso simbólico de lo que se es como nación productora de cobre, recalca.

Cada pieza tiene el mismo tratamiento técnico: uso de la sierra, la soldadura, limado, lijado, pulido, etc, que se ocupa para trabajar la plata o el oro, pero en este caso aplicada para darle otra dignidad al cobre que sale del país como concentrado y que retorna en productos industrializados solo con valor comercial, “no patrimonial”, explica antes de precisar que por eso motivo la idea fuerza de la marca es #elcobredechileentupiel.

Vaccani destaca que sus anillos de cobre, metal a los que muchos atribuyen propiedades antiinflamatorias, es que mientras más los usen en la cotidianidad de la ducha o el simple lavado de los platos, más brillan.

“No todos quieren lucir una joya de plata o de oro, y para ellos es mi trabajo. Vaccani&Cu busca otro simbolismo en torno a las joyas, y pienso que para los chilenos, tener una pieza de cobre que les dé pertenencia, es una apuesta discursiva desde el arte, para recordar que nuestra historia extractiva centenaria de este recurso natural no ha logrado aún generar ninguna producción Made in Chile.

Pueden seguir sus obras o hacer consultas en el Instagram VaccaniAndCu. Los precios van entre los 30 mil a 40 mil pesos.