Argentina grava la compra de divisas y congela tarifas por 180 días

El ministro de Economía, Martín Guzmán, precisó en rueda de prensa que el impuesto a la compra de divisas será de 30% y comenzará a aplicarse en cuanto el Congreso apruebe el paquete de leyes girado este mismo martes.

273

El gobierno argentino envió al Congreso este martes un paquete de leyes de emergencia económica que incluye un impuesto a la compra de divisas y el congelamiento de tarifas de servicios públicos.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, precisó en rueda de prensa que el impuesto a la compra de divisas será de 30% y comenzará a aplicarse en cuanto el Congreso apruebe el paquete de leyes girado este mismo martes y que otorga amplias facultades al Poder Ejecutivo.

La economía argentina está en recesión con una caída estimada en 3,1% para 2019, inflación en torno a 55%, pobreza cerca de 40%, desempleo de 10,4% y una depreciación monetaria de casi 40%.

Además de gravar la compra de divisas, el ministro confirmó que se mantiene el tope de 200 dólares por mes fijado por el gobierno anterior.

En reacción a las medidas, el dólar informal subió 11 pesos por encima.

“Necesitamos desalentar el ahorro en dólares que no producimos”, explicó el ministro al anunciar además que se eliminarán los impuestos para los ahorros en la moneda local.

Entre otros cambios tributarios Guzmán anunció un alza en las alícuotas del impuesto a los Bienes Personales.

El ministro también anunció que se establecerá un impuesto a la tenencia de activos financieros de los argentinos en el exterior.

“No podemos permitir que el déficit crezca no tenemos como financiarlo si recurriéramos a la emisión sería desestabilizante, no somos imprudente venimos a estabilizar la economía”, agregó el ministro.

Según indicó “el conjunto de medidas busca mantener ciertos equilibrios y cambiar las prioridades para proteger a sectores que están en gran vulnerabilidad”.

En ese sentido anunció un bono extraordinario por 10.000 pesos (160 dólares) para las jubilaciones mínimas que se percibirá en dos tramos en diciembre y en enero.

“Se trata de que deje de caer la economía argentina mientras protegemos a aquellos a los que no les podemos pedir más esfuerzo”, dijo.

También anunció que se abrirá un período de estudio de 180 días para definir un cambio en el sistema de cálculo de ajuste anual de las jubilaciones.

“Ha habido un fenomenal descalabro del sistema de seguridad social en estos cuatro años lo que hizo que la situación de los jubilados se agrave”, afirmó.