Murió la actriz Anna Karina, ícono de la Nouvelle Vague

"Hoy el cine francés está huérfano. Pierde a una de sus leyendas", afirmó el ministro francés de Cultura, Franck Riester, en Twitter. La filmoteca francesa también expresó su "inmensa tristeza". 

320

La actriz Anna Karina, conocida por sus papeles en las películas de Jean-Luc Godard y una de las figuras de la Nouvelle Vague, murió este sábado en París a causa de un cáncer, a los 79 años, anunció este domingo su agente a la AFP.

Francesa de origen danés, la intérprete de rostro pálido y grandes ojos azules rodó siete filmes con Godard, en aquel entonces su pareja, en los años 1960.

También hizo carrera en el mundo de la música, triunfando junto al legendario Serge Gainsbourg.

Anna murió ayer en un hospital parisino víctima de un cáncer. Era una artista libre, única”, declaró su agente, Laurent Balandras. 

El marido de la actriz, el director estadounidense Dennis Berry, se encontraba con ella en el momento del fallecimiento.

“Hoy el cine francés está huérfano. Pierde a una de sus leyendas”, afirmó el ministro francés de Cultura, Franck Riester, en Twitter. La filmoteca francesa también expresó su “inmensa tristeza”. 

De su infancia en Dinamarca, entre una madre distante, una abuela fallecida demasiado pronto y un abuelo a quien adoraba, la actriz conservó una fragilidad a flor de piel.

Siendo todavía menor, viajó a París con la idea de convertirse en actriz. Rápidamente inició una carrera como modelo. Coco Chanel le cambió su verdadero nombre, Hanne Karin Bayer, por el de Anna Karina.

Godard la descubrió en una publicidad y le propuso un pequeño papel en “A bout de souffle” con Jean Seberg y Jean-Paul Belmondo, que ella rechazó.

El cineasta la volvería a llamar unos meses más tarde para ser la protagonista de “El soldadito”, un filme sobre la guerra de Argelia. Durante el rodaje surgió un romance entre ellos, que duraría varios años.

Juntos rodaron siete películas, entre ellas “Una mujer es una mujer” (premio a la mejor interpretación en el festival de Berlín en 1962), “Vivir su vida” y “Pierrot el loco”, con Jean-Paul Belmondo.