Activistas del clima protestaron al interior del recinto donde se realiza la COP25

Mediante un caceroleo de varios minutos, los manifestantes gritaron “climate justice now!” (Justicia climática ya) y “Shame! Shame! Shame!” (vergüenza, vergüenza, vergüenza), hasta que el personal de seguridad intervino y los desalojó.

112

Decenas de jóvenes activistas del clima y defensores de los derechos de los pueblos indígenas fueron expulsados del centro de conferencias donde se realizaban las conversaciones de la COP25 en Madrid, tras protagonizar una protesta en la que pidieron que los estados actúen de inmediato para prevenir los efectos del cambio climático.

Varias fuentes indicaron a AFP que se les retiraron los permisos de acceso a unos 200 manifestantes, después de que unos guardias de seguridad los echaran del edificio.

La manifestación consistió en una caceroleo justo fuera del salón plenario donde se reúnen los delegados de los países participantes en la cumbre, que concluye el viernes.

Durante varios minutos, los manifestantes gritaron “climate justice now!” (Justicia climática ya) y “Shame! Shame! Shame!” (vergüenza, vergüenza, vergüenza), hasta que el personal de seguridad intervino y los desalojó.

En el incidente hubo forcejeos entre los jóvenes y los guardias de seguridad. Finalmente, los activistas fueron sacados del recinto de convenciones y retenidos fuera del mismo por personal de la ONU.

Los periodistas no pudieron acceder a los activistas y, de momento, la ONU no ha dado más explicaciones.

Desde el 2 de diciembre, representantes de unos 200 países están reunidos en Madrid, España, para negociar las medidas para limitar el calentamiento global a menos de + 2 °C e idealmente a + 1,5°C.

Sin embargo, los observadores han visto hasta ahora pocos avances en cuestiones clave como la financiación, la transparencia de las medidas a adoptar o la manera de compensar a los países afectados por desastres inducidos por el cambio climático, tales como sequías y temporales de extrema virulencia.