Piñera: “En los últimos 52 días hemos conocido muchos casos” de “atropellos” a los DDHH

Mandatario recordó el Día Internacional de los Derechos Humanos en La Moneda y en su alocución se refirió a Gustavo Gatica, de 21 años, y de Fabiola Campillay, de 36, que recibieron el impacto de perdigones en su rostro y perdieron la vista.

173

El Presidente Piñera conmemoró este martes en La Moneda el Día Internacional de los Derechos Humanos, oportunidad en la que remarcó que “en los últimos 52 días hemos conocido muchos casos, denuncias, de atropellos a los derechos humanos“.

El Mandatario subrayó que “nos duele cada una de ellas”. Puso el acento en que “cualquier atropello que se cometa a los derechos humanos debe ser investigado por la Fiscalía y debe ser conocido, juzgado y, cuando corresponda, sancionado por los Tribunales de Justicia”.

El Jefe de Estado se refirió a Gustavo Gatica, de 21 años, estudiante de tercer año de psicología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, quien quedó ciego tras ser impactado por perdigones de Carabineros y a Fabiola Campillay de 36 años, quien también perdió la vista a raíz del golpe de una lacrimógena en su rostro mientras esperaba un bus para cumplir con su turno en su trabajo.

Piñera puso de relieve que “hemos tenido que reconocer y lamentar la muerte de 24 compatriotas y varios miles han sufrido algún tipo de lesión, algunos de ellos muy graves”.

El Jefe de Estado se comprometió “en que vamos a hacer todos los esfuerzos para aprender las lecciones de estas últimas siete semanas, especialmente en fortalecer la capacidad de la sociedad chilena entera para proteger, resguardar los derechos humanos de todas las personas y para que aquellas personas que no los han respetado o que han actuado con violencia, conozcan y enfrenten la justicia”.

Al comienzo de su alocución, realizó un repaso por la historia de declaración universal de los Derechos Humanos y recordó las palabras del exmandatario, Patricio Aylwin, en 1990 donde llamó a nunca más permitir atropellos a la dignidad humana, nunca más permitir violencia, ni odio fratricida.