PNUD: Chile muestra alto nivel de desarrollo humano pero lidera en desigualdad

Pese a su progreso, la medición sitúa al país como el más desigual dentro de su rango, ya que cae 0.847 a 0.696, lo que implica una pérdida de 17,8% en la medida de Desarrollo Humano y un retroceso de 14 puestos en el ranking mundial.

334

Desvincular el poder político del económico y crear condiciones equitativas en la economía, continuar el trabajo para cerrar las brechas en las privaciones básicas y construir políticas para combatir la “nueva generación de desigualdades del desarrollo humano”, son las principales conclusiones del “Informe sobre Desarrollo Humano 2019”.

El estudio anual realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), reveló que el progreso de los países no ha llegado de forma equitativa a quienes más lo necesitan y que por el contrario, los sectores de mayores ingresos siguen siendo los más beneficiados.

Dicho escenario es el que ha provocado manifestaciones ciudadanas en distintos países del mundo y del continente, de las que Chile no ha estado exento.

El documento fue elaborado por un equipo que dirigió el economista portugués Pedro Conceicao, y en él se señala que pese a los avances que ha habido en el mundo en áreas como salud, educación y condiciones de vida, “las necesidades de muchas personas continúan insatisfechas”, han dado paso “nueva generación de desigualdades que favorece a los más ricos”.

“El progreso está dejando de lado a algunas de las personas más vulnerables, incluso a aquellas que sufren las privaciones más extremas; de hecho, el mundo no está caminando la senda que permitiría erradicarlas para 2030, como exigen los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

A ello se suma que “la sombra de la crisis climática y el profundo cambio tecnológico, las desigualdades en desarrollo humano están adoptando nuevas formas en el siglo XXI”.

Por ello el PNUD recomienda “desvincular el poder político del económico y crear unas condiciones equitativas en la economía”, así como “seguir trabajando para cerrar las brechas en las privaciones básicas y construir políticas para combatir la nueva generación de desigualdades del desarrollo humano, actualmente en aumento”.

CHILE LIDER EN DESIGUALDAD

Esas desigualdades se hacen evidentes en la clasificación de 189 países según su Índice de Desarrollo Humano (IDH) -que combina ingresos, esperanza de vida y educación– y que está encabezada por Noruega con una puntuación de 0,954 y la cierra Níger con 0,377.

Entre los diez primeros figuran Suiza (0,946), Irlanda (0,942), Alemania y Hong Kong, ambos con 0,939; Australia e Islandia (0,938), Suecia (0,937), Singapur (0,935) y Países Bajos (0,933), superando a países como Canadá, situado en el puesto 13; Reino Unido y Estados Unidos, ambos en decimoquinto lugar; Japón (19); España (25) y Francia (26).

Entre los países de América Latina y el Caribe los mejor ubicados son Chile, en el puesto 42, con un IDH de (0,847), Argentina (48), Barbados (56), Uruguay (57) y Bahamas (60), que son considerados por el PNUD como naciones con “desarrollo humano muy alto”, al igual que la mayoría de los europeos.

El único país de la región latinoamericana que aparece entre los de “desarrollo humano bajo” es Haití, que ocupa el puesto 169 y un IDH de 0,503.

Respecto del índice de desigualdad, tanto en ingresos, educación y esperanza de vida, pese a su progreso, la medición sitúa a Chile como el más desigual dentro de su rango, ya que cae 0.847 a 0.696, lo que implica una pérdida de 17,8% en la medida de Desarrollo Humano y un retroceso de 14 puestos en el ranking mundial.

De los 50 países con mayor Desarrollo Humano, Chile tiene la desigualdad de ingresos más alta. La brecha de género en el país se explica, principalmente, por diferencias económicas, ya que el “Ingreso Nacional Bruto” per cápita estimado para los hombres es de casi US$ 29 mil, y para las mujeres de US$ 15.200 (a 2018).