Mesa de Unidad Social asevera que no es responsable de la violencia en el país

Representantes de las diferentes organizaciones que la componen reclamaron el derecho a la protesta y la manifestación que tiene la ciudadanía y que es el Estado, a través del Gobierno, el que debe garantizar la seguridad y de hacer eco de las demandas que se están pidiendo.

590

La Mesa de Unidad Social -que agrupa a 155 organizaciones- sostuvo que no son responsables del estancamiento económico que vive el país ni de los hechos de violencia que se han desatado en medio de las movilizaciones, sosteniendo que seguirán con la “desobediencia civil”.

Los integrantes de esta entidad reclamaron el derecho a la protesta y la manifestación que tiene la ciudadanía y que es el Estado, a través del Gobierno, el que debe garantizar la seguridad y de hacer eco de las demandas que se están pidiendo.

Asimismo, rechazaron la aprobación en general del proyecto de ley Antisaqueos ya que a su juicio criminaliza la protesta social, confirmando que seguirán con la “desobediencia civil”.

“La posición de la Unidad Social es que el saqueo que se hace al comerciante que vive en nuestra comunidad atenta contra los objetivos del movimiento y, por lo tanto, vemos con estupor la incapacidad e ineficiencia de las fuerzas de orden y seguridad del país”, dijo a Emol la representante de la Confederación Nacional de la Salud Municipal (Confusam), Carolina Espinoza.

La dirigente agregó además de que “hay evidencia de que grupos narcotraficantes han utilizado esta coyuntura social para aprovecharse de manera inmoral. No obstante, nosotros reivindicamos la movilización con todas las expresiones que ella requiere, la huelga es un derecho humano y nosotros llamamos a seguir expresando la desobediencia civil”.

Por su parte, el vocero de la Coordinadora No+AFP, Luis Mesina, comentó que la agrupación ha actuado de manera transparente, sosteniendo que “la violencia no se va a resolver si no es sobre la base de responder a la demanda social que levanta la ciudadanía a lo largo del país (…) aquí hay que buscar las raíces profundas, de manera tal que la violencia se vaya extinguiendo rápidamente sobre la base de que la ciudadanía en su mayoría se sienta satisfecha en sus demandas”.

Respecto al estancamiento económico derivado de las movilizaciones y el estallido social, lo que quedó reflejado en las IPoM del Banco Central, Mesina cuestionó el informe y las políticas del instituto emisor.

“Esa política es mantener el equilibrio fiscal, un control absoluto de la inflación, controlar el tipo de cambio. Esa política es la que está fracasada, el IPoM lo único que hace es constatar un hecho, que hay crisis económica y que va a disminuir la inversión extranjera, que el aumento del desempleo va a ser brutal, que va a haber un periodo de recesión”, afirmó.

Sin embargo, reconoció la crisis “es consecuencia de la movilización social, de la crisis que ha provocado la movilización social, quién podría ocultar que están quebrando una cantidad impresionante de empresas”.

“¿Eso se va a traducir en desempleo o en mayores movilizaciones, solo en movilizaciones o en más violencia? Esa es la pregunta que hay que responder, entonces el Ejecutivo no puede seguir escuchando a estos consejeros que dan recetas fracasadas, sino que destinar más recursos para resolver esta crisis ahora, usar los más de US$24.000 millones de bonos soberanos invertidos en el exterior”, subrayó.