CIDH condena el “uso excesivo de la fuerza” en las protestas en Chile

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó además su grave preocupación por el elevado número de denuncias de violaciones a los derechos humanos recibidas por los órganos del Estado desde el inicio de las manifestaciones.

222

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ente de la OEA, condenó el viernes el “uso excesivo de la fuerza” en el marco de las protestas en Chile, que según dijo dejan 26 muertos, más de 12.600 heridos y unos 20.600 detenidos desde mediados de octubre.

La CIDH expresa su condena al uso excesivo de la fuerza en el contexto de las protestas sociales en Chile, los graves desmanes en el curso de algunas manifestaciones y manifiesta su grave preocupación por el elevado número de denuncias de violaciones a los derechos humanos recibidas por los órganos del Estado desde el inicio de las manifestaciones”, dijo en un comunicado.

El organismo destacó que recibió informaciones de “hechos de violencia sexual, tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes en el contexto de las detenciones”.

En base a ello, decidió instalar una Sala de Situación de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada (SACROI) para monitorear la situación de derechos humanos en Chile.

En el documento, la entidad valora las declaraciones del Presidente Sebastián Piñera, quien el 17 de noviembre “señaló que, en el contexto de las protestas sociales, se vulneraron derechos humanos y hubo un uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad del Estado en algunos casos”.

El CIDH detalla los datos respecto de fallecidos, heridos y de personas con traumas oculares por el impacto de perdigones o bombas lacrimógenas de Carabineros.

Asimismo, hace referencia en su declaración al trabajo que lleva adelante el Ministerio Público, aludiendo además a los informes del INDH y la Defensoría de la Niñez.

La SACROI de la CIDH indica que ha recibido información sobre un “uso desproporcionado de la fuerza sin distinguir entre quienes participaban de las manifestaciones y quienes no, habiéndose incluso registrado lesiones a personal de observación del INDH, defensores y observadores de derechos humanos, así como de personal que ejercían labores de auxilio y asistencia médica que portaban su vestimenta distintiva”.

En este aspecto, puntualiza en el joven que murió mientras era reanimado tras sufrir un paro cardiorrespiratorio.

“(..) un manifestante con una afección cardíaca habría muerto al no recibir atención de emergencia adecuada debido al actuar de carabineros durante dicha manifestación que afectó la debida actuación de los profesionales de la salud”.

La CIDH expresó su “extrema preocupación por el elevado número de personas que han sufrido traumas oculares en el contexto de las protestas sociales, como consecuencia del impacto de perdigones o bombas lacrimógenas utilizados en la dispersión de protestas por Carabineros de Chile”.

En el documento, manifiesta su “grave preocupación por la información recibida que señala torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes en el contexto de las detenciones” y expresa su “alarma por la información publicada por las instituciones nacionales de derechos humanos que señala prácticas por parte de Carabineros a detenidos en las que se harían simulacros de ejecuciones, grave maltrato físico y verbal, golpizas, hacinamiento en lugares sin ventilación y vejaciones injustas a niños, niñas y adolescente, entre otros”.

El texto añade que hay alarma por “el elevado número de denuncias de abuso sexual en el contexto de las detenciones”, aludiendo a “violaciones y abusos sexuales a personas detenidas, desnudamientos forzados, sentadillas, amenazas de violación y otras formas de maltrato sexual”.

La SACROI, dice la declaración, “recibió información sobre abusos sexuales y tocamientos a niños, niñas y adolescentes (…) en algunos casos se habría golpeado reiteradamente en la zona genital con un bastón de servicio de Carabineros a niños, niñas y adolescentes, además de ser posteriormente obligados a desnudarse en la comisaría”.

Finalmente, la CIDH “insta a las autoridades de Chile a investigar con debida diligencia los referidos hechos de violencia, identificar y sancionar a los responsables e informar los resultados debidamente a la ciudadanía”.

Asimismo, “saluda el compromiso anunciado por el Presidente de la República para que estos casos sean debidamente investigados, juzgados y sancionados, así como asistir a las víctimas en su recuperación”.