CPC: “Es tremendamente importante una ley muy dura contra los abusos de cuello y corbata”

El líder del conglomerado empresarial, Alfonso Swett, hizo un mea culpa en nombre de aquellas empresas que se han preocupado más de la venta y la utilidad que de los trabajadores que hacen que ello sea posible y sostuvo que su sector requiere un “profundo compromiso con la sociedad”.

268

“Yo creo que ya es hora que los abusos de cuello y corbata tengan penas de cárcel duras y efectivas”, sentenció el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Alfonso Swett, al sostener que los delitos cometidos por ejecutivos de su gremio y la actual crisis social, hacen que la gente perciba que todos los empresarios son así.

“A la ciudadanía le cuesta entender que una persona que vende unos CDs en la calle termine siendo quemada en una cárcel, muriendo, y resulta que delitos de cuello y corbata no terminan en la cárcel. Eso nos hace muy mal a nosotros como sector, porque no todos los empresarios son así, pero lamentablemente termina generalizándose”, dijo en conversación con radio Cooperativa.

En relación a este tema y las críticas que despierta el dirigente del gremio hizo “un mea culpa que me duele mucho en lo personal, de haber visto que estos temas eran importantes y no haberles dado la urgencia suficiente y eso es algo que a mí en lo personal me duele mucho”.

Subrayó que “el trabajo no es solamente un salario, el trabajo tiene que ver con dignidad, con entender que detrás hay una persona que requiere una dignidad en todo su ser”.

Requerido si acaso todo este escenario es responsabilidad del modelo económico que rige a Chile, el timonel de la CPC manifestó que “creo que los modelos aparecen como unas cosas medias teóricas perfectas. Yo creo que no existe el modelo, creo que lo que existen son buenas o malas prácticas, son buenos o malos compromisos,”.

Al respecto concluyó diciendo que “lo que debemos que tener es el compromiso de las empresas, no tiene que partir en la venta y terminar en la utilidad y estar anclado ahí, sino que es hora de que las empresas empiecen la venta y terminen con un profundo compromiso en la sociedad”.

Líder de la CPC y crisis social: La solución pasa por “meterse la mano al bolsillo y que duela”