Comisión de Trabajo cambió cifra del Gobierno y aprobó ingreso mínimo de $550 mil

La maniobra de la oposición fue criticada por el oficialismo, señalando que es inconstitucional porque el Poder Legislativo no tiene la facultad para generar un costo fiscal mayor que lo proyectado y requiere el patrocinio del Ejecutivo.

772

La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados aprobó por mayoría y despachó a su homóloga de Hacienda el proyecto de ley que crea un subsidio para alcanzar un ingreso mínimo garantizado.

En medio del análisis de la iniciativa, también aprobó la indicación presentada por parlamentarios de oposición que reemplazó la cifra de $370.000 propuesta por el Gobierno, aumentándola a $550.336, cambio que fue catalogado como inconstitucional por el oficialismo.

Se trata de un subsidio mensual de cargo fiscal para los trabajadores dependientes, actuales o futuros, regidos por el Código del Trabajo, con contrato vigente y a una jornada completa superior a 30 horas semanales.

En el caso de aquellos contratados o subcontratados por empresas cuyos ingresos por ventas excedan las 75 mil UF, el aumento de la remuneración a $550.336 será de cargo del empleador y no del Estado.

Consultada por la acusación de inconstitucionalidad de la normativa, considerando que el Poder Legislativo no puede fijar recursos con cargo al fisco, la presidenta de la comisión, diputada Gael Yeomans (CS), dijo que esperan que el proyecto también sea respaldado en las siguientes instancias.

“Hoy día queremos que el Ejecutivo respalde el aumento del salario mínimo a $550 mil y esperamos que esto sea ley”, remarcó.

Por su parte, el diputado Alejandro Santana (RN) señaló que se vivió lo mismo que con el proyecto de 40 horas, donde se ingresaron indicaciones que son inconstitucionales, entre ellas, que el subsidio aumente generando un costo fiscal mayor que lo proyectado.

“No tenemos la facultad para ejercer esa indicación y requiere el patrocinio del Ejecutivo”, sostuvo el legislador.

Afirmó que lo más grave fue excluir a más de 200 mil trabajadores. “La oposición dice que las grandes empresas no debieran tener este beneficio porque tienen una filosofía de que esto es un beneficio que va a la empresa y no al trabajador. Este es un beneficio que va directo al corazón de la familia”, expresó.

En la discusión estuvo presente el ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel.