Primeras ayudas psicológicas: contención y equilibrio para momentos de crisis

Las primeras ayudas psicológicas, de una forma simple de describir, es el apoyo emocional inmediato (entre las primeras 72 horas), cuando ocurre un incidente crítico. Tienen como objetivo el poder restablecer la estabilidad emocional y las condiciones de equilibrio emocional de quien cursa la crisis, con la meta principal que es evitar un daño psicoemocional mayor que pueda llevar a alguna enfermedad de salud mental.

331

. Esteban Muñoz, psicólogo Clínico-Comunitario, diplomado en Educación Emocional UAHC.  

En el curso “normal” de vida, todos en algún momento cursaremos situaciones de crisis, alguna muerte, alguna ruptura, cesantía, a nivel personal, u otras como terremotos, incendios, tsunamis que generalmente afectan a una parte de la población. Todas situaciones de crisis, denominadas como urgencia, emergencias, catástrofes, desastres; conceptos que se diferencian por nivel de daño, en lo humano e infraestructura, costos de inversión y reconstrucción.

Pero más allá de generar un análisis de los estados de crisis, es muy importante saber que si bien existimos profesionales de la salud mental, con conocimientos y competencias técnicas para poder acompañar a las personas que han sido sujetas a crisis, cualquier persona, que tenga deseos y algunos conocimientos básicos, puede ayudar en las emergencias o crisis en la aplicación de primeras ayudas psicológicas.

Las primeras ayudas psicológicas, de una forma simple de describir, es el apoyo emocional inmediato (entre las primeras 72 horas), cuando ocurre un incidente crítico. Tienen como objetivo el poder restablecer la estabilidad emocional y las condiciones de equilibrio emocional de quien cursa la crisis, con la meta principal que es evitar un daño psicoemocional mayor que pueda llevar a alguna enfermedad de salud mental.

Debemos comprender que el ser humano tiene un nivel de conciencia que permite tener una amplia gama de reacciones: pensamientos, sentimientos, emociones y conductas, que dependiendo de ellas, reaccionará frente a situaciones de crisis.

Es así, por ejemplo, que nos podemos encontrar con personas que se muestran agresivas, otras que están silentes, nerviosas, confusas, etc. Por lo que es ideal comprender que quienes deseen realizar primeras ayudas psicológicas deben tener algunos conocimientos previos básicos para poder realizar este acompañamiento (se hayan entrenado para ello), pero también entender que no es necesario que sea solo un profesional de la salud, quien realice esta tarea, dado que cualquier persona que sepa escuchar activamente (y se haya entrenado previamente) pude ayudar en la contención y apoyo emocional de manera practica en situaciones de crisis.

Para poder aplicar los primeros auxilios psicológicos es de suma importancia realizarlo en algún lugar seguro. Por ejemplo, si hay un incendio y existe un edificio que pueda caer, hay violencia de estado, desorden público, hay que alejarse de ese lugar. Lo primeros que debemos hacer es asegurar la seguridad de la persona en situación de crisis y del facilitador de estos primeros auxilios.

Es de suma importancia poder dar información sincera y real respecto a la situación, dado que si se miente o se entrega información inadecuada la ansiedad y emociones del momento pueden generar mayor dificultad y crisis psicoemocional. Asimismo, y en la sintonía de entregar información fidedigna, no podemos generar expectativas que no vamos a cumplir como, por ejemplo, realizar algún tipo de promesa que sabemos que no podremos realizar, dado que eso genera mayor confusión.

También es de suma importancia poder promover la calma, con el enfoque de escucha, sin forzar a hablar a la persona, entender sus tiempos; mostrarse amable, con intención de acompañar. Si se habla debe ser de forma pausada, tranquila, entregando información de manera repetida y simple.

Ayude a conectar las personas a resolver sus necesidades básicas y tener acceso a servicios, por ejemplo, dar agua, abrigar, y si es posible y necesario ayudar a que se reúnan con sus figuras de apoyo, amigos, familiares, vecinos. Esto permitirá que la persona se sienta más segura y le entregara tranquilidad.

En relación a esta crisis social que vive nuestro país, todos podemos ayudarnos de manera simple, para que no nos genere, en un mediano a largo plazo, enfermedades como estrés postrauma, crisis de pánico, trastornos ansiosos o depresiones.

Acérquese y comparta más con su familia, vecinos, amigos, converse de lo que están sintiendo, dado que muchas personas nos hemos visto con emociones como angustia, ansiedad, rabia, desesperanza, miedo, frustración,  con pensamientos fatalistas, o marcados desde el malestar, existen otros síntomas físicos, como fatiga, dolores musculares, cefaleas, problemas gástricos.

Todos síntomas que se esperan que vivamos cuando nos encontramos en alguna crisis, pero en la medida que se conversen y se generen formas adecuadas de expresión, podemos prevenir enfermedades como las antes descritas.  En este sentido, la mejor herramienta es el escuchar y hablar de nuestras emociones, sentimientos y sensaciones que experimentamos.

Un pueblo unido jamás será vencido, la unión, la comunidad, genera la fuerza, la contención, por ello, es vital en estos tiempos de crisis social, promover, fortalecer y apoyar la asociatividad, la asociación, la agrupación entre las personas, dado que eso nos permitirá construir una mejor sociedad y por supuesto que no tengamos peack más altos aún de lo que tenemos en nuestro país de enfermedades de salud mental.

Para concluir, recuerde que si quiere ayudar en las primeras ayudas psicológicas debe prepararse, informándose fidedignamente, para entregar información real; debe observar, para comprobar seguridad, ver si existen personas que requieren ayuda psicológica leve, moderada o grave. Escuche, acérquese de forma respetuosa, pregunte si necesitan algo o les preocupa, solo desde la escucha sin juicios, de manera en que la persona no se sienta juzgada,  y finalmente conecte, ayudando a las personas a resolver sus necesidades básicas, proporcione información adecuada, enlazando a las personas con sus redes cercanas.

. Esteban Muñoz, psicólogo Clínico-Comunitario, diplomado en Educación Emocional UAHC.