Piñera reconoce incumplimiento de protocolos del uso de la fuerza en protestas

El Mandatario tuvo el jueves un encuentro con periodistas extranjeros, en donde se refirió a los acontecimientos ocurridos en Chile desde que se inició el estallido social, el pasado 18 de octubre.

334

El Presidente Sebastián Piñera reconoció que Carabineros incumplió protocolos de uso de la fuerza y afirmó que la justicia determinará si violaron los derechos humanos, mientras Amnistía Internacional denunció una “política deliberada” para castigar a manifestantes durante las protestas que no cesan.

En medio de denuncias sobre el uso excesivo de la fuerza para disolver las manifestaciones que estallaron hace más de un mes, el Mandatario reconoció que en algunos casos no se cumplieron las reglas establecidas en los protocolos creados en su primer gobierno (2010-2014), revisados y aprobados por organismos de derechos humanos en marzo pasado.

“Si no se cumplieron esos protocolos, y yo creo que es posible que en algunos casos no se cumplieron, eso va a ser investigado por la Fiscalía y va a ser sancionado por los tribunales de Justicia”, dijo Piñera en un encuentro con periodistas de medios extranjeros.

Las protestas estallaron el 18 de octubre y se saldan con 23 muertos. El Instituto Nacional de Derechos Humanos reporta unos 2.000 heridos, mientras que organizaciones sanitarias afirman que más de 280 personas sufrieron daño ocular severo por perdigones.

Ningún funcionario de Carabineros murió en las manifestaciones, pero la institución contabiliza 1.600 uniformados heridos. Hasta el 31 de octubre, la Fiscalía había abierto, además, 1.089 investigaciones penales por denuncias de violencia policial, 24 por presuntas torturas y nueve causas por supuesto abuso sexual o violación.

PERDIGONES EN CASOS EXTREMOS

Según Piñera, el restablecimiento del orden público tiene que hacerse primero por la sola presencia de Carabineros. Si eso no es suficiente “con diálogo, disuasión y convencimiento”, se usa el carro lanza aguas o lacrimógenas. “Solamente cuando está en riesgo la vida de las personas, de los carabineros o de los civiles, se pueden usar escopetas que disparan perdigones y esos perdigones de acuerdo a protocolos deben ser de goma”, explicó.

Carabineros anunció el martes que suspendió el uso de escopetas antidisturbios, después de que médicos denunciaron una “epidemia” de lesiones oculares, con un número de heridos que supera las cifras de zonas de conflictos en el mundo.

Un informe de la Universidad de Chile determinó que los perdigones usados por la policía uniformada están hechos solo en un 20% de caucho y el resto con otros elementos como plomo, lo que aumenta su dureza.

Piñera habló después que se hiciera público un reporte de Amnistía Internacional que denunció que las fuerzas de seguridad chilenas están cometiendo “ataques generalizados” y usando la fuerza “de manera innecesaria y excesiva” para castigar a los manifestantes.

“La intención de las fuerzas de seguridad chilenas es clara: lesionar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes”, indicó el informe.

El Gobierno chileno “rechaza categóricamente” el reporte de AI, declaró la subsecretaria de Derechos Humanos Lorena Recabarren, asegurando que el informe “pretende establecer” que existe “una política deliberada para dañar a los manifestantes”.

Carabineros indicó, a su vez, que no tuvo “intención de dañar” a los manifestantes, mientras que a través de un comunicado también las Fuerzas Armadas rechazaron el reporte de AI.

“No existió, ni existe ninguna política de las FFAA para dirigir ataques generalizados o sistemáticos contra la población civil”, dijo una declaración conjunta del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

FFAA rechazan informe de Amnistía Internacional sobre violaciones a los DDHH

DDHH: Amnistía denuncia “política deliberada” del Estado chileno para castigar a manifestantes