Universidad de Chile y Polette Vega llegan acuerdo tras ir a mediación por agresiones

Con esta resolución concluyó la mediación convocada por la SES y que se inició el 10 de octubre pasado, luego de que la estudiante fuera víctima de dos episodios de violencia en la Facultad de Ciencias Sociales, ubicada en el campus Juan Gómez Millas.

446

La Superintendencia de Educación Superior (SES) informó que se cerró con éxito la mediación entre la estudiante Polette Vega y la Universidad de Chile, luego de casos de violencia que sufrió la universitaria de esa casa de estudios por parte de sus compañeros de la carrera de Trabajo Social.

Como resultado de este proceso de mediación, las partes acordaron una serie de medidas para resguardar la integridad física y psicológica, así como el derecho a la educación de la alumna.

De acuerdo a la Superintendencia, la Universidad de Chile adoptará una serie de medidas internas que permitan a la estudiante de Trabajo Social ejercer su derecho a la educación en un ambiente de respeto y libre de violencia.

Con esta resolución concluyó la mediación convocada por la SES y que se inició el 10 de octubre pasado, luego de que la estudiante fuera víctima de dos episodios de violencia en la Facultad de Ciencias Sociales, ubicada en el campus Juan Gómez Millas.

El acuerdo contempla diversos compromisos suscritos por la Casa de Bello, algunos de ellos incluso con anterioridad a esta instancia, y que consideran la adopción de medidas para investigar los hechos de violencia ocurridos y la aplicación de sus respectivas sanciones; mitigar el daño experimentado por la estudiante y resguardar su integridad y la de cualquier otro miembro de la comunidad universitaria, para evitar nuevos casos de agresiones.

Junto con ello, la casa de estudios aseguró que Polette Vega contará con todas las facilidades académicas para cerrar el año, con un plan especial de normalización de estudios, apoyo psicológico y psiquiátrico por parte de profesionales de la universidad, entre otras medidas de asistencia.

“Agradecemos la excelente disposición que mostraron las partes para que este proceso de mediación se resolviera de la manera más expedita y satisfactoria. Como Superintendencia hemos señalado que los primeros responsables y llamados a mantener un clima de respeto, tolerancia y libre de violencia de todo tipo son las propias instituciones de educación superior y sus comunidades. En este caso, podemos decir que esta mediación produjo un acuerdo exitoso y una serie de compromisos por parte de la Universidad de Chile que, como Superintendencia, le haremos seguimiento”, expresó el superintendente de Educación Superior, Jorge Avilés Barros.

Por su parte, Polette Vega agradeció las gestiones y destacó que “se adoptaron acuerdos que benefician a toda la comunidad universitaria y me parece que la labor de la Superintendencia fue sumamente relevante”.

Desde la Universidad de Chile señalaron que “la mediación viene a sistematizar todas las dimensiones que la universidad ha tomado para proteger y responder a Polette ante las situaciones vividas. Existe un compromiso y plazos explícito para concluir las investigaciones que la Universidad inició inmediatamente después del hecho”.