Actor de “La Casa de Papel” lleva un mes en Chile en medio de protestas: “Son cosas sorpresivas para mí”

"Siento inquietud, pero también estoy un momento histórico para este país y me gusta vivirlo desde adentro", señaló Enrique Arce, quien interpreta a "Arturito" en la serie española.

1581

El actor español Enrique Arce ha saltado a la fama a nivel internacional por interpretar a “Arturito” en la exitosa serie “La Casa de Papel”. Y, por cosas del destino o la suerte, llegó a nuestro país en octubre a grabar “Inés del alma mía”, por lo que justo se ha encontrado con el estallido social.

La producción española cuenta con el apoyo de Chilevisión, y hasta fin de año tendrá rodaje en Perú, además del desierto chileno y la zona central. Para colmo de males, el intérprete se instaló en Barrio Lastarria, por lo que ha vivido en primera persona lo que han sido las protestas en la capital.

“Son cosas sorpresivas para mí, me he encontrado con todo esto, vivo en una zona muy conflictiva y lo he vivido así. Aunque creo que cuando un pueblo se une de esta manera, algo o mucha razón debe tener. Todo despertar y revolución, si es popular y no tiene intereses más allá de la justicia y dignidad están legitimadas”, señaló el actor en diálogo con La Cuarta.

También manifestó estar muy sorprendido por el hecho de “que las barras de los equipos estén juntas y no agarrándose a trompadas. Es algo único (…) Yo hacía la comparación de Chile con España en las protestas: mientras allá se está separando el pueblo, acá se une exigiendo salud, educación y un mejor vivir”.

“Esto me ha hecho reflexionar mucho sobre el pueblo latinoamericano, cómo ha vivido con estas opresiones. Estamos viviendo una realidad paralela que se retrotrae a 500 años atrás”, agregó Arce.

Consultado sobre su experiencia con las manifestaciones en los alrededores de Barrio Lastarria, remarcó que “mi chica llegó el mismo día que explotó todo. Hasta entonces Lastarria había sido una especie de SoHo de Nueva York y ahora se convirtió en una trinchera. Ver a la gente protestando, las pintadas, convivir con los gases lacrimógenos como una cosa normal cuando no debería serlo. Siento inquietud, pero también estoy un momento histórico para este país y me gusta vivirlo desde adentro”.

De igual modo, dijo que la situación en las calles ha dificultado el proceso de grabación. “Cuando hay un paro general, cuando la gente decide parar, todo eso afecta la producción. Entonces ha habido que reestructurar el organigrama, recortar escenas”, puntualizó a La Cuarta.

Por último, valoró el hecho de que mucha gente sale a protestar con las máscaras de “La Casa de Papel”.

“Son productos que le hacen ver a la gente que se puede vencer al sistema, tienen mucha importancia, podría ser un incentivo cuando el sistema es corrupto. A mí me llena de orgullo porque, pese a que soy el capullo de Arturito, es algo que pasó fronteras. La Casa de Papel se convirtió en un ícono del movimiento antisistema, anima a la gente a que nos quitemos la sonrisa impostada y nos pongamos a pelear por lo que es nuestro”, finalizó el actor.