Nueva Constitución: este jueves siguen las negociaciones en el Congreso para lograr un acuerdo

Cerca de las 22 horas del miércoles, los presidentes del PS, PPD, PR y DC entregaron a los partidos de Chile Vamos una propuesta formal para impulsar una convención constituyente, una fórmula intermedia entre el Congreso Constituyente y la Asamblea Constituyente.

279

Los partidos del oficialismo y oposición buscaron el miércoles un acuerdo sobre cómo reemplazar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, una opción que se consolida como una de las grandes apuestas para descomprimir la crisis en Chile que se extiende por casi un mes.

Con 22 muertos, miles de heridos y considerables daños al comercio y varios edificios patrimoniales, el estallido social arrastró al peso chileno a su menor valor tras cotizarse en 794,97 unidades por dólar.

Al cabo de una de las jornadas más violentas desde el inicio de las protestas, la noche del martes el Presidente Sebastián Piñera ratificó su propuesta para cambiar la Constitución que se ha mantenido en 30 años de democracia, sin que prosperara ningún proyecto para reemplazarla.

Pero si bien existía consenso en cambiar la carta fundamental, su fórmula todavía divide a las fuerzas políticas, que la tarde de este miércoles se reunieron en la sede del Congreso en un intento de alcanzar un gran acuerdo sobre este tema.

El gobierno de Piñera propuso hacer el cambio dentro del marco de la “institucionalidad democrática, pero con una clara y efectiva participación ciudadana, y con un plebiscito ratificatorio”.

Pero no mencionó la realización de una Asamblea Constituyente, como pide la oposición y agrupaciones gremiales.

Si bien era una concesión impensada hasta hace pocas semanas, la propuesta constitucional de Piñera tampoco lograba consenso en su coalición política.

Renovación Nacional apoya un “itinerario constitucional que deje conforme a todos”, y pide “flexibilizar posiciones”. Pero la Unión Demócrata Independiente (UDI) afirmó que no estaba disponible a “negociar” mientras no ceda la violencia.

“Nos parece imprescindible que la gente sea protagonista”, ratificó el miércoles el presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde. La víspera, 14 partidos de la oposición, entre ellos el PS, el Partido Comunista y la Democracia Cristiana, además del Frente Amplio, firmaron una declaración conjunta en la que piden una Asamblea Constituyente.

La llamada Mesa de Unidad Social, que reúne a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), gremios de la salud pública y empleados fiscales, le dio un “ultimátum” al gobierno y amenazó al gobierno con convocar un paro indefinido si no acepta la Asamblea Constituyente.

Cerca de las 22 horas, los presidentes del PS, PPD, PR y DC entregaron a los partidos de Chile Vamos una propuesta formal para impulsar una convención constituyente, una fórmula intermedia entre el Congreso Constituyente y la Asamblea Constituyente.

Las negociaciones continuarán este jueves entre los parlamentarios para lograr un acuerdo lo antes posible.

Durante la jornada del miércoles, el Mandatario sostuvo una serie de reuniones con distintos grupos de la sociedad civil, gremios y organismos sociales en busca de una salida política a esta crisis, que mantiene semiparalizado al comercio, la educación y otras actividades como el fútbol, cuyos jugadores resolvieron no jugar un duelo amistoso frente a Perú la próxima semana.

Y mientras la política tomaba protagonismo el miércoles cedieron las protestas callejeras. Un pequeño grupo de personas se reunió en la Plaza Italia de Santiago, epicentro de las manifestaciones.