Australia: Cuatro muertos por incendios forestales

Más de 100 focos seguían activos el jueves, pero una mejora en las condiciones meteorológicas redujo el nivel de peligro en las zonas afectadas y permitió que los vecinos volvieran a sus casas para ver las consecuencias de la catástrofe.

81

Los incendios que asolan desde hace casi una semana la costa este de Australia causaron cuatro muertos, según el último balance de la policía el jueves, una catástrofe que suscita la indignación hacia el gobierno conservador, que minimiza los efectos del cambio climático.

Un cuerpo fue hallado cerca de la ciudad de Kempsey, en el Estado de Nueva Gales del Sur, una de las muchas zonas afectadas por los fuegos. Según la policía, podría tratarse de un hombre de 58 años que vivía en una cabaña cercana, y que no fue visto desde el viernes.

Otras tres personas perecieron en este mismo Estado, el más devastado por los incendios que, desde hace casi una semana, causan estragos en la costa este de Australia, atizados por los fuertes vientos, las elevadas temperaturas y una vegetación muy seca.

Más de 100 focos seguían activos el jueves, pero una mejora en las condiciones meteorológicas redujo el nivel de peligro en las zonas afectadas y permitió que los vecinos volvieran a sus casas para ver las consecuencias de la catástrofe.

Pero para el fin de semana se espera de nuevo que las temperaturas suban y los fuertes vientos retomen, especialmente en Queensland y Nueva Gales del Sur.

KOALAS EN PELIGRO

Cientos de casas quedaron dañadas o destruidas, y más de un millón de hectáreas de vegetación fueron devoradas por las llamas.

Los incendios también arrasaron la fauna y la flora del sector. Según los especialistas, cientos de koalas han perecido a causa del fuego.

Solo en una reserva cerca de Port Macquarie, murieron al menos 350 koalas, levantando temores por el futuro de estos animales en esta zona.

Nick Boyle, de la agencia de conservación de Taronga, dijo que “nuestros corazones están rotos”, no solo por las víctimas sino también por la “vida salvaje indefensa” que está muriendo en los “peores y los más precoces” incendios de la temporada.

Australia es víctima cada año, durante la primavera y el verano australes, de estos fuegos. Pero este año, han empezado antes y de forma más violenta, lo que presagia una de las peores temporadas.

Esta ola de incendios ha suscitado la indignación de la población hacia el gobierno conservador, ferviente defensor de la industria minera, y que sigue minimizando la amenaza del cambio climático.

Para muchos residentes de la costa este, estos siniestros son la materialización de un peligro que no es solo teórico.