Un centenar de voraces incendios asolan el este de Australia

El cambio climático y de los ciclos meteorológicos, han generado una sequía excepcional, una débil tasa de humedad y fuertes vientos que contribuyen a generar siniestros espontáneos en las zonas rurales, consumiendo miles de hectáreas.

99
This handout picture taken and received from Kelly-ann Oosterbeek on November 8, 2019 shows flames from an out of control bushfire seen from a nearby residential area in Harrington, some 335 kilometers northeast of Sydney. - Australian firefighters warned they were in "uncharted territory" as they struggled to contain dozens of out-of-control bushfires across the east of the country on November 8. (Photo by Kelly-ann Oosterbeek / Kelly-ann Oosterbeek / AFP) / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / KELLY-ANN OOSTERBEEK" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS == NO ARCHIVE

Un centenar de incendios asolaban este viernes el este de Australia, mientras los bomberos luchaban con grandes dificultades para extinguir los focos de fuego simultáneos que ya han consumido miles de hectáreas.

Los siniestros se produjeron en las zonas rurales de los estados de Nueva Gales del Sur y Queensland. De estos 17 son peligrosos porque siguen fuera de control.

“Nunca hemos tenido tantos incendios al mismo tiempo y con semejante nivel de urgencia”, declaró a la cadena de televisión pública ABC el responsable de los servicios de incendios para la zona rural de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons. “Estamos en terreno desconocido”, afirmó.

En período estival, los incendios de maleza y monte bajo son frecuentes en Australia, pero este año empezaron de forma precoz.

Este inicio de temporada de verano austral ha sido dramático, pero los científicos se preocupan por lo que podría ocurrir en los próximos meses.

De momento no se ha informado de que los incendios causaran víctimas, aunque sí muchas personas han quedado atrapadas por el fuego en sus viviendas.

El cambio climático y de los ciclos meteorológicos, han generado una sequía excepcional, una débil tasa de humedad y fuertes vientos que contribuyen a generar incendios en la maleza.

Los incendios se extienden a lo largo de mil kilómetros en el litoral pacífico. Por ello, los bomberos se enfrentan a grandes dificultades, pese al apoyo aéreo de unos 70 aparatos.

En Nueva Gales del Sur, las autoridades indicaron que los focos han superado las zonas donde habían quedado confinados, por lo que parte de la autopista del Pacifico que une Sídney y Brisbane tuvo que ser cerrada.

A lo largo de la Sunshine Coast en el Estado de Queensland, la policía ordenó la evacuación total de Tewantin, un barrio que cuenta con unos 4.500 habitantes. 

“Váyanse de inmediato, sus casas están amenazadas de forma inminente”, advirtieron a los residentes.

En algunas regiones, los residentes se han encontrado atrapados y recibieron instrucciones de “buscar un refugio, ya que es demasiado tarde para huir”.

Las radios locales interrumpieron sus programas para informar sobre la manera de sobrevivir a un incendio, en el caso en que las personas se hallaran atrapadas por el fuego en sus casas o en sus vehículos.

Los fuertes vientos y las temperaturas elevadas que conoce actualmente el este de Australia deben remitir el próximo fin de semana, ofreciendo así un alivio en los incendios.

Sin embargo, la prolongada sequía y los bajos niveles de humedad seguirán favoreciendo los fuegos. “Es una dinámica muy volátil y peligrosa”, alerta Fitzsimmons. 

Australia anunció esta semana un programa de ayudas financieras de un mil millones de dólares australianos (US$ 690 millones) para luchar contra las consecuencias de la sequía.

La sequía es una de las características de Australia, pero los científicos consideran que los climas extremos se ven exacerbados por el cambio climático.