Defensa de Lula da Silva pedirá este viernes su “liberación inmediata”

El expresidente brasileño, que se encuentra en una cárcel de Curitiba desde abril de 2018, podría ser liberado rápidamente, después que la Corte Suprema decidiera que las sentencias de prisión solo pueden empezar a cumplirse una vez que los acusados hayan agotado los recursos disponibles en las cuatro instancias judiciales de Brasil.

106

La defensa del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva anunció que pedirá su “liberación inmediata”, después de que la Corte Suprema determinara que las penas de prisión no pueden empezar a ejecutarse antes de agotar todos los recursos legales.

“Una vez que conversemos con Lula este viernes, llevaremos al juez de ejecución de penas un pedido para su liberación inmediata, con base al resultado de ese juicio del Supremo Tribunal Federal (STF)”, informó el bufé Teixeira Martins en un comunicado.

Mientras que Rosángela da Silva, novia del exmandatario, escribió en la noche del jueves en Twitter: “¡Mañana te voy a buscar! ¡Espérame!”.

La socióloga, conocida como “Janja”, agregó tres ‘hashtags’ a su mensaje de su cuenta @JanjaLula: #nuestroamorsiemprevencerá, #elamornosaproxima y #teamosiempre.

Rosángela da Silva, de unos 40 años, vive en Curitiba, capital del estado de Paraná. Según allegados citados por la prensa, habría conocido a Lula durante su presidencia (2003-2010) en Itaipú, donde ella trabajaba.

Los abogados de Lula anunciaron que este viernes pedirían su “liberación inmediata”. Antes visitarán al exmandatario de izquierda, de 74 años, en la Superintendencia de la Policía Federal de la capital de Paraná, donde desde abril de 2018 purga una pena de 8 años y 10 días de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Lula podría ser liberado rápidamente, después que la Corte Suprema decidiera el jueves por la noche que las sentencias de prisión solo pueden empezar a cumplirse una vez que los acusados hayan agotado los recursos disponibles en las cuatro instancias judiciales de Brasil, y ya no después de la segunda instancia, como era hasta ahora.

En julio de este año, uno de los visitantes de Lula reveló que el expresidente, viudo desde febrero de 2017, estaba “enamorado” y que pretendía casarse apenas saliese de la cárcel.