Ministra Zaldívar y aprobación de 40 horas: Idea era mala, pero se fue mejorando

La titular del Trabajo deslizó que el Gobierno no descartaría recurrir al Tribunal Constitucional para que zanje si la moción parlamentaria que fue despachada por la Sala de la Cámara es o no constitucional.

246

La ministra del Trabajo, María José Zaldívar, sostuvo que el proyecto que rebaja de 45 a 40 horas de jornada laboral era malo, pero que afortunadamente se fue corrigiendo en el camino, aunque recalcó que la iniciativa sigue siendo inconstitucional.

Esta fue la reacción de la secretaria de Estado, luego de que se aprobara en la Sala de la Cámara Baja la iniciativa liderada por la diputada Camila Vallejo (PC), que reduce el tiempo de trabajo semanal en cinco horas de manera gradual, tanto para pymes y empresas grandes.

Independiente de si es o no constitucional, el original no era un buen proyecto y es un proyecto que se ha corregido afortunadamente en la comisión, ahora en la Sala, se incorporaron temas que eran fundamentales como la gradualidad”, dijo Zaldívar.

La autoridad del Trabajo manifestó que espera que el articulado se siga mejorando en el Senado y que se escuche además a la comisión de expertos en materia económica que convocó La Moneda antes de tomar una decisión.

“La postura del Gobierno en este minuto es esperar a recibir los insumos que nos va a entregar esta comisión, que es de primer nivel, y la verdad es que sería bastante insensato tener un grupo de personas de esta categoría sin darnos el tiempo para oírlos y saber cuáles son sus comentarios”, planteó la titular del Trabajo.

Finalmente, recalcó que “un proyecto que es inconstitucional en su inicio sigue siendo inconstitucional. Ese es un tema que es importante destacar, es por eso que en otras oportunidades cuando ha habido proyectos que ha tenido este vicio, el Ejecutivo los ha respaldado cuando ha considerado que es un buen proyecto. El proyecto original era un mal proyecto”.

40 horas: Cámara de Diputados aprobó proyecto con gradualidad, pero sin flexibilidad