¿Marvel es cine? La posición de Scorsese divide a Hollywood

El director, ganador del Óscar, escribió esta semana una columna de opinión en el New York Times en la que argumentaba que estas taquilleras películas de superhéroes carecen del sentido de riesgo, el misterio y la complejidad de personajes que son vitales para el "arte" del cine.

125

El rechazo de Martin Scorsese a las películas de Marvel, que tachó como “no cine” ha dividido a Hollywood y a los cinéfilos, provocando reacciones que van desde el apoyo incondicional hasta acusaciones de hipocresía y elitismo.

El director, ganador del Óscar, escribió esta semana una columna de opinión en el New York Times en la que argumentaba que estas taquilleras películas de superhéroes carecen del sentido de riesgo, el misterio y la complejidad de personajes que son vitales para el “arte” del cine.

Las películas de Marvel son el resultado de “investigaciones de mercado, pruebas con el público, para ser examinadas, modificadas, revestidas y remodeladas hasta que están listas para el consumo“, escribió el director de “Buenos muchachos”.

“Carecen de algo esencial del cine: la visión unificadora de un artista individual”, añadió Scorsese, alimentando una polémica que inició en una entrevista para una revista el mes pasado.

Luminarias como Francis Ford Coppola, Ken Loach y Fernando Meirelles han apoyado a Scorsese. Coppola incluso calificó de “despreciable” a la lucrativa franquicia.

Algunos de los principales críticos de Hollywood también han apoyado la posición del cineasta.

“Scorsese es básicamente un climatólogo del cine, señalando un cambio siniestro que todos podemos ver con nuestros propios ojos”, tuiteó David Ehrlich, crítico de cine de Indiewire. “Me alegro de que haya dicho esto, estoy triste de que haya tenido que hacerlo”.

Pero el rechazo a la franquicia más importante del cine actual ha provocado un debate en Hollywood sobre qué es “arte” en el género y quién puede definirlo, sobre todo porque Scorsese ha admitido que sólo ha “intentado ver algunas” de las películas de Marvel.

“No se puede descartar todo un género como no cinematográfico sin ver las películas“, cuestionó Tom Nunan, productor ganador de un Óscar y profesor de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), haciendo referencia al rechazo que tuvieron éxitos como “Tiburón” y “Guerra de las galaxias” por parte de algunos cineastas.

Pero “nadie había tenido la osadía de acusar de no ser cine a las películas taquilleras”, zanjó.

¿”Dios del cine”?

Bob Iger, CEO de Disney, dueña de Marvel, dijo el mes pasado que los comentarios de Scorsese eran “muy irrespetuosos con toda la gente que trabajó en esas películas”.

“Nadie que haya visto una película de Marvel puede hacer esa declaración”, añadió Iger luego en declaraciones a la BBC.

Natalie Portman, que ha aparecido en varias películas de Marvel y protagonizará la próxima película de “Thor”, dijo a The Hollywood Reporter que “no hay una única forma de hacer arte”.

Un ejército de fanáticos obsesionados con Marvel desahogaron su furia en redes sociales con innumerables tuits que tachaban al cineasta de elitista.

El profesor de la Universidad del Sur de California Gene Del Vecchio, consideró que la posición de Scorsese es la “reacción de la vieja escuela de Hollywood”.

“Los cineastas de hoy han cambiado, expandido el arte”, indicó Del Vecchio, que cree que los gustos del público se han ampliado y géneros como la ciencia ficción y la fantasía son más aceptados.

Pero la vieja guardia tiene una visión “mucho más estrecha del arte”, dijo a AFP. “Se han quedado atrás”.

No ayuda a la polémica el estreno de “The Irishman”, el drama de gángsters de 160 millones de dólares de Scorsese para el gigante Netflix.

En su editorial, Scorsese dijo que la distinción sobre Marvel era importante, porque estas cintas de superhéroes estaban dejando a los verdaderos cineastas fuera de las salas de cine.

Pero “The Irishman” estará en cartelera en Estados Unidos apenas por 26 días, un tiempo relativamente breve antes de pasar exclusivamente a la plataforma de Netflix.

A modo de comparación, “Endgame” seguía en cartelera cuatro meses después de su lanzamiento.

“¿Me hubiera gustado que la película se reprodujera en más pantallas grandes durante más tiempo? Por supuesto que sí”, dijo el cineasta, una posición que Nunan tildó de “hipócrita”.

“¿Cuándo se convirtió en el Dios del Cine? Tiene negocios con la misma compañía a la que mucha gente acusa de destruir el cine”, lanzó Nunan.