Rubilar: “El Presidente desde el día uno dio instrucciones clarísimas de respeto irrestricto” a los DDHH

Vocera de La Moneda sostuvo que sacar a los militares a la calle “fue una decisión necesaria, que nos habría encantado no tener que tomar”. Remarcó que “tratamos de restablecer el orden sin sacar a los militares y no pudimos”.

448

La ministra vocera de La Moneda, Karla Rubilar, remarcó,en entrevista con La Tercera, que la acusación constitucional que algunos sectores de la oposición preparan contra el Presidente Piñera “no tiene ningún mérito, ningún sustento, sabemos que la inmensa mayoría del Parlamento no la apoya, no la comparte y, además, finalmente nos desenfoca de lo realmente importante”.

La secretaria de Estado sostuvo que el Mandatario no tiene “ninguna” responsabilidad política en relación a las denuncias por violaciones a los derechos humanos. “El Presidente desde el día uno dio instrucciones clarísimas de respeto irrestricto a los derechos humanos”, indicó.

Añadió que “habló con la expresidenta Bachelet como alta comisionada, habló con Human Rights Watch, él pidió coordinarse con los fiscales, jueces y cortes, él pidió que el INDH entrara a todo y pudiera verlo todo. Aquí la única instrucción que hubo era respetar los derechos humanos”.

Rubilar también admitió que no se arrepiente de haber sido una de las autoridades que pidió que se decretara Estado de Emergencia. “Fue una decisión necesaria, que nos habría encantado no tener que tomar”, indicó.

Tratamos de restablecer el orden sin sacar a los militares y no pudimos”, sostuvo.

Y agregó que “la decisión de sacar a los militares, de decretar estado de emergencia, fue porque nuestras fuerzas policiales, frente a uno de los eventos más violentos que nadie soñó que podía tener nuestro país, no pudieron controlarlo. Y esa es la verdad, el resto sería acomodarlo y negar la realidad”, consignó La Tercera.

Consultada por el rol que está teniendo la oposición en esta crisis manifestó que “aspiro a que nos demos cuenta que de esta no salimos a menos que estemos todos juntos empujando el carro. Me interesa ver cómo hacemos el esfuerzo para que se sumen. Y si hay que invitarlos de nuevo, los volvemos a invitar”.