Germán Correa renunció a EFE por declaración de Piñera de “guerra a su propio pueblo”

Por intermedio de una crítica misiva al manejo que ha tenido el Gobierno de una crisis social, ex ministro de Transportes de la Concertación, dejó su puesto en el directorio de la empresa estatal arguyendo que no puede seguir siendo parte de ella.

1457

La insensibilidad y la falta de respeto por las penurias que sufren por parte de las propias autoridades de gobierno y la difícil situación de sobrellevar su existencia con sueldos y pensiones miserables, no me es posible separar el carácter de esta empresa, como empresa de todos los chilenos, del Gobierno que actualmente las administra”.

Este fue el argumento esgrimido por el exministro de Transportes de la Concertación, Germán Correa, para renunciar al directorio de la Empresa Ferrocarriles del Estado (EFE), noticia que se conoció este martes al revelarse el contenido de la carta en la que explaya sus razones para dejar la compañía y en la critica que el Presidente Sebastián Piñera le declarara “guerra a su propio pueblo”.

“El Presidente Sebastián Piñera ha decidido declarar la guerra a su propio pueblo, con el falso argumento de querer aislar a los violentistas, en el marco de las masivas protestas de nuestros compatriotas que ya no han soportado más la exacción y el abuso a que lo someten muchas empresas privadas”, arguyó el secretario de Estado.

También, Correa aclara que el año pasado aceptó la designación como miembro del directorio de EFE, porque la posición que las empresas del Estado no es la del Gobierno de turno, sino que del Estado, por lo tanto, indica que sus directorios deben estar formados por personas que aseguren su mejor gestión, independientemente de sus preferencias políticas, otorgando la debida estabilidad y continuidad a su desarrollo corporativo.

Sin embargo, indica radio Biobío, sostiene que en las actuales circunstancias no se puede hacer parte “ni siquiera indirectamente” de esta administración “que tan grave y errada posición ha tomado ante el clamor de millones de chilenos“.

Asimismo, en la carta manifiesta su repudio por la violencia contra los bienes públicos y los saqueos que se han registrado en distintos puntos del país, pero Correa asegura que no puede aceptar que el Gobierno “manipule tan condenables hechos” para tratar de ignorar la profunda legitimidad de la protesta social en marcha.

Junto con lo anterior y con la presencia de los militares en las calles, Germán Correa, sostiene que se está poniendo en riesgo “la propia democracia que tanto nos costó reconquistar”.