En el último debate antes de las elecciones Macri y Fernández cruzan acusaciones de corrupción

Más agresivos de lo que se mostraron hasta ahora en la campaña electoral, los candidatos se concentraron en los ataques sin profundizar en sus propuestas de gobierno. Comicios se realizarán el próximo domingo 27.

135

Los cruces con acusaciones por corrupción entre el mandatario liberal Mauricio Macri y el peronista de centro-izquierda Alberto Fernández marcaron este domingo el último debate antes de la elección presidencial del 27 de octubre en Argentina, que los analistas consideran prácticamente decidida a favor del opositor.

Más agresivos de lo que se mostraron hasta ahora en la campaña electoral, los candidatos se concentraron en los ataques sin profundizar en sus propuestas de gobierno.

“Resulta difícil de creer que no vio nada”, lanzó Macri a Fernández, exjefe de gabinete en los gobiernos de Néstor y de Cristina Kirchner (2003-2015), al referirse a exfuncionarios implicados en causas de corrupción.

“Cuando tuve diferencias renuncié y me fui a mi casa. Nunca un juez me citó. No tengo nada que ver con la corrupción. Puedo dar clases de decencia”, se defendió Fernández.

Macri, un ingeniero de 60 años, aspira a un segundo mandato. Pero la persistencia y profundización de la crisis económica, con recesión y altos índices de inflación y pobreza, le pasa una pesada factura.

Fernández, un abogado de 60 años, es favorito en los sondeos luego de que en las primarias de agosto consiguiera el 48% de los votos, frente al 32% de Macri.

Varias encuestadoras prevén incluso una diferencia mayor a favor de Fernández en la primera vuelta del próximo domingo. Si obtiene 45% de los votos o 40% y una diferencia de 10 puntos sobre el segundo candidato quedará ya como presidente electo.

En el debate, Fernández atacó a Macri por los altos índices de pobreza y lo acusó de favorecer desde el gobierno a sus “amigos empresarios” y “a su familia”.

También aludió a las investigaciones judiciales a un primo y a un hermano del presidente por el supuesto pago de sobornos en la obra pública, una causa que involucra como principal acusada a Cristina Kirchner, compañera de fórmula de Fernández.

“Macri designó jueces a su antojo y persiguió a otros jueces. Hay que terminar con los empresarios que corrompen y los funcionarios que se dejan corromper”, remarcó Fernández.