Suprema y TC dejan tras impasse por apelación de resoluciones

Esto luego de la polémica originada por un fallo de la Tercera Sala de máximo tribunal del país que postuló que las resoluciones del Tribunal Constitucional son apelables, generando roces respecto de la injerencia de uno en otro.

73

Hemos estado conversando y la verdad de las cosas es que la situación conocida, en nuestra opinión que ha tenido muchísima trascendencia, es una cuestión superada”, expresó este miércoles el presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, tras visitar a su homóloga del Tribunal Constitucional (TC), María Luisa Brahm.

La cita, que no estaba en la agenda pública de ambos organismos, se realizó en la sede del TC y se prolongó por espacio de 40 minutos en los que ambas autoridades, junto representantes de éstas dieron por solucionado el conflicto respecto a las competencias en los dictámenes de cada uno.

Esto luego de la polémica originada por un fallo de la Tercera Sala de máximo tribunal del país que postuló que las resoluciones del Tribunal Constitucional son apelables, generando roces respecto de la injerencia de uno en otro.

“La Corte Suprema me ha hecho el encargo de visitar a la señora presidenta y los demás ministros del tribunal. Hemos estado conversando y la verdad de las cosas es que la situación conocida, en nuestra opinión que ha tenido muchísima trascendencia, es una cuestión superada. Queremos dejar constancia de eso”, aseveró Brito.

El magistrado subrayó que tiene “la convicción de que los dos tribunales están actuando del modo correcto. Estamos en la idea de que las soluciones deben llegar a través de nuestras propias actuaciones”.

Por su parte, Brahm afirmó que “esta reunión se enmarca en un proceso que hemos tenido desde el comienzo de esta presidencia. Sin eludir el hecho de lo que ha pasado con la Tercera Sala, esta es una reunión más. Y el conocernos y acercarnos nos permite tener diálogos y resolver las situaciones de manera muy directa y en un contexto de confianza y de respeto que las instituciones se merecen”.

Brito se refirió a un eventual cambio al TC a través de modificaciones vía proyecto legislativo, sosteniendo no es el momento adecuado.

“La obligación de este momento es precisamente lograr dialogar de manera muy tranquila. En medio de esta circunstancia, pensar en hablar de una reforma constitucional de parte nuestra me parece que podría ser una cosa precipitada”, indicó.

Al respecto sostuvo que “no quiero contribuir a inestabilidades, no quiero contribuir a mayor confusión. Los colegisladores pueden pensar de otra manera, ciertamente. Mi opinión es que nosotros no debemos dar una opinión en estas circunstancias”.

Finalmente, tanto Brito y Brahm manifestaron que recibieron la invitación del presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Matías Walker (DC) para asistir a discutir sobre una eventual reforma al Tribunal Constitucional.

Sin embargo, aclararon que los plenos deben decidir si van o no a la comisión.

En la cita Suprema TC también estuvieron presentes, por parte de la Suprema, los ministros Guillermo Silva y Jorge Dahm y, por parte del Tribunal Constitucional, los ministros Gonzalo García, Nelson Pozo y Miguel Ángel Fernández.