Nuevo escándalo de platas remece gestión de Reginato en Viña del Mar

Se trata de una licitación irregular que adjudicó su administrador municipal, Claudio Boisier, en su propio beneficio mientras ejercía su cargo y subrogaba a la alcaldesa, en relación a los trabajos de para el equipamiento del teatro de la comuna y que le implicará un desembolso extra de $700 millones.

2410

Un nuevo problema que afecta a las arcas de municipio y a la confianza en su equipo de trabajo, enfrenta la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, luego que se conociera la adjudicación de la licitación de un proyecto a un empresa ligada al administrador municipal y que fue visado pese a no cumplir con los requisitos que se pedían.

Según el reportaje de radio Biobío, esta situación se remonta al 25 de agosto de 2019 cuando la municipalidad de la Ciudad Jardín concedió el contrato a las empresas VGL SpA y Equipamientos escénicos e iluminación Arsenio Hernán González Leiva Eirl, para proveer a su teatro municipal de sistemas de audio, iluminación y tramoya poco más de $1.400 millones.

Ello, luego se le pusiera término al contrato con la firma Puerto Principal, a cargo de la obra gruesa para remozar el recinto, debido a que se detectaron irregularidades en los sueldos a trabajadores y pago a proveedores.

La licitación fue otorgada por el brazo derecho de la jefa comunal y administrador municipal, Claudio Boisier, quien la subrogaba en ese momento, permitiendo a la empresa que ésta optara a ese monto, pero la salvedad es que esos recursos se verían incrementados en cerca de $700 millones, y fue firmada semanas antes de los plazos estipulados.

A ello se suma que la oferta presentaba un error de cálculo e incluso no precisaba otros requerimientos necesarios que debía exponer en su postulación, lo que de todas formas fue visado por la comisión de evaluación de la municipalidad, ateniéndose a que la normativa permite aquello, habiendo comprometido la oferente la corrección de aquello.

Esto se conoció luego que la firma Chemtrol Chile, que también participó en el proceso, presentara ante Tribunal de Contratación Pública una demanda en contra de la Municipalidad de Viña del Mar.

En ella solicita declarar ilegal y/o arbitrario el informe de la comisión evaluadora “por no haberse aplicado los criterios establecidos en la base de licitación y principios generales de la contratación pública”.

Asimismo, pide dejar nulo el decreto de la licitación “por fundamentar su resolución en una evaluación contraria a derecho” y retrotraer el proceso a la etapa de evaluación de las ofertas, como también la suspensión del procedimiento administrativo de la licitación pública como medida cautelar.

Ello, explicó el abogado de la empresa afectada, Eduardo Harcha, “a fin de evitar que se produzcan efectos tales, cuyo resarcimiento no sea posible o cuyo costo sea tan elevado para la demandada como para la comunidad, que no cabe más prudencia y cautela que la de suspender la licitación”.

Tras acoger el requerimiento, el tribunal solicitó a la alcaldesa Reginato entregar todos los documentos y elementos de información sobre el asunto que ha motivado la acción, como asimismo, si existe, algún reclamo efectuado por la parte demandante en contra del acto administrativo impugnado.

Finalmente, la administración de Reginato deberá referirse a la solicitud de suspensión del procedimiento licitatorio.