Nobel de Literatura para Peter Handke indignó a Bosnia, Albania y Croacia

El galardón que le fue conferido al novelista austríaco no cayó nada de bien las repúblicas de la exYugoslavia, tratándose de un personaje que apoyó activamente al gobierno serbio que condujo Slobodan Milosevic y las muertes que dejó a su paso el conflicto en los años ‘90.

261

Líderes políticos y personalidades de Bosnia, Kosovo y Albania criticaron ácidamente este jueves la distinción al novelista austríaco, Peter Handke, con el premio Nobel de Literatura, debido a que en la época de los diversos conflictos en la exYugoslavia, tomó abiertamente partido por Serbia.

“Nunca pensé que tendría ganas de vomitar a causa de un premio Nobel”, fue la reacción del primer ministro albanés, Edi Rama, en su cuenta Twitter.

El miembro de la presidencia colegiada de Bosnia, Sefik Dzaferovic, declaró por su parte que la decisión era “escandalosa y vergonzosa”.

Es vergonzoso que el comité del premio Nobel deje de lado tan fácilmente que Handke justificaba las acciones de (el ex presidente serbio) Slobodan Milosevic y que lo protegiera, a él y a sus compinches, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, que fueron condenados (por la justicia internacional) por los crímenes de guerra más graves, entre ellos el genocidio”, declaró Dzaferovic.

El actor bosnio, Nermin Tulic, gravemente herido durante el asedio de Sarajevo por parte de las fuerzas serbiobosnias (1992-1995, 11 mil muertos), colgó en su cuenta Twitter un emoticón que vomita.

El sobreviviente de la matanza de Srebrenica, donde más de 8 mil hombres y adolescentes musulmanes fueron ejecutados en pocos días en 1995 por las fuerzas serbias, Emir Suljagic, también mostró su indignación.

Un admirador de Milosevic y un negacionista de primera magnitud obtiene el premio Nobel de Literatura: qué época”, indicó.

En Kosovo, el escenario del último enfrentamiento armado en la exYugoslavia, entre fuerzas serbias y una guerrilla independentista albanesa (13 mil muertos) el principal diario de la región, Koha Ditore tituló: “Un admirador de Milosevic, además de ser un negacionista, recibe el premio Nobel de Literatura”.

En 1996, un año después de los conflictos en Bosnia y en Croacia, el controvertido Peter Handke publicó un panfleto que causó polémica, “Justicia para Serbia”. 

En 2006 asistió a los funerales de Milosevic, que se suicidó en la cárcel mientras esperaba el inicio de su juicio por crímenes contra la humanidad.