Gobierno pide medidas por agresiones con fines políticos a una alumna de la Universidad de Chile

La joven estudia Trabajo Social en el Campus Juan Gómez Millas y su denuncia apunta a que respeten su pensamiento y acción política afín a la derecha.

273

Llamamos a las autoridades de la Universidad de Chile no sólo a tomar los protocolos de protección para esta niña, y que no pasan por alejarla de su sala de clases, de su centro de estudios; pasa por que se le respete”, sentenció este jueves la vocera del Ejecutivo, Cecilia Pérez.

La ministra se refirió así a la agresión de la fue objeto la dirigente universitaria, Polette Vega, quien en septiembre pasado fue insultada en plena clase por algunos de sus compañeros de Trabajo Social, quienes le arrojaron agua para echarla del lugar, “por ser de derecha”.

Esta alumna, quien fuera candidata a consejera de la Federación de Estudiantes del plantel (FECH), por la Centro Derecha Universitaria, ya había vivido una situación similar en julio pasado cuando encapuchados que están en la sede del Campus Juan Gómez Millas la agredieron.

“Ese no es el Chile que queremos, la democracia nos pertenece a todos, no sólo a algunos”, espetó la secretaria de Estado, respecto de lo que ha pasado en la Casa de Bello con la estudiante y por eso instó a su rector y toda la comunidad universitaria a respetar la democracia en la institución, “que nos pertenece a todos”, tras las agresiones sufridas por una alumna de Trabajo Social en el Campus Juan Gómez Millas.

“Nosotros creemos que ese no es el Chile que queremos; la democracia nos pertenece a todos, no sólo a algunos, la democracia no tiene color ni bandera política, la democracia es un valor transversal, y por lo tanto, tenemos el derecho de defender nuestras ideas, desde la diversidad, con pasión y convicción”.

El plantel ha tomado algunas medidas, como la realización de un sumario, además de ofrecerle a la estudiante un teléfono con línea directa a las autoridades de su facultad en caso de sentirse insegura, apoyo psicológico y prohibir a sus agresores asistir a las mismas clases que ella.

Por su parte, la afectada aclaró que con esta denuncia pública “no quiero caer en la figura de víctima, porque es cierto que han intentado victimizarme en reiteradas oportunidades, pero no me considero y no quiero ser una víctima. Yo quiero hacer política y la voy a seguir haciendo”.

Respecto al actuar de Rectoría y de todas las autoridades de la universidad, “considero que han tenido buenas intenciones, me he reunido con ellos en varias oportunidades, he hablado con ellos, pero lamentablemente no ha sido suficiente; las buenas intenciones no son suficientes y esta es una oportunidad, ellos mismos me lo expresaron, de que algo cambie en la universidad, es momento de que se haga un plan; debo decir que no han dado el ancho”, dijo.