Exacadémica demandó a la UDLA tras despido por presunta discriminación sexual

La afectada sostiene en su requerimiento que fue sujeto de “trato hostil, menoscabo y acoso laboral” luego de confidenciarle a su jefa que era lesbiana, por lo que atribuye su desvinculación a su orientación sexual.

493

Una demanda por hostigamiento y despido en razón de su orientación sexual, presentó contra la Universidad de Las Américas (UDLA), una exdirectora de carrera de esa casa de estudios.

La acción legal que cuenta con el patrocinio del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), señala que la afectada había ingresado a trabajar a la UDLA en 2013 y un año más tarde asumió como directora de una de sus carreras.

Añade que “su desempeño siempre tuvo buenas evaluaciones, hasta que le confidenció a una de sus superiores que era lesbiana”, precisó la abogada del Movilh, Mónica Arias.

“Debido a rumores entre pocos colegas referentes a su orientación sexual, en marzo de 2018 la profesional decidió mantener una conversación de carácter confidencial con una de sus jefas directas”, relató la representante legal.

Añadió que “en dicha conversación, la jefa aseguró total discreción, por lo que la profesional reconoció ser lesbiana y pidió que ello no fuese divulgado”, sin embargo, “al día siguiente, la vida personal de la profesional pasó a ser conocimiento de una gran parte de los funcionarios de la Universidad”.

La demandante sostiene en su requerimiento que a esa situación se sumó un “trato hostil y de acoso laboral” por parte de su jefatura y que se tradujo en obtener por primera vez bajas calificaciones por su desempeño y en menoscabos públicos como señalarle que “tú no eres apta para el cargo, lo que es obvio dada tu condición que todos sabemos”.

Los hechos fueron comunicados en mayo del 2019 a uno de los decanos, quien se comprometió a investigar y solucionar lo ocurrido, lo que jamás ocurrió. Por el contrario, la mujer, quien no ha querido revelar su identidad, terminó siendo despedida semanas después por “necesidades de la empresa”.

Todos estos aspectos, señaló la abogada Arias, vulneran la no discriminación garantizada en la Constitución, el Código Laboral y la Ley Zamudio.

La vocera del Movilh, Daniela Andrade, expresó que “aquí hubo daño psicológico, moral y laboral. La UDLA no estuvo a la altura de las circunstancias y con su proceder terminó validando y legitimando la lesbofobia de una de sus trabajadoras, usando la herramienta más repetida para humillar y despedir a una persona LBTI: el artículo 161 del Código del Trabajo que habla de despedidos por necesidades de la empresa”.

“Esperamos que se haga justicia y que tribunales sancione a la UDLA”, finalizó Andrade.