Essal presentó dos informes que la exculparían de contaminar la bahía de Ancud

La firma aseguró que los estudios de suelo y de PVC aplicados por expertos independientes muestran que factores externos incidieron en la rotura de la tubería que conduce las aguas servidas en la zona.

81

Dos informes técnicos de consultoras de ingeniería independientes que la eximirían de la contaminación de la bahía de Ancud, debido a la rotura de una tubería que transporta aguas servidas, presentó la Empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos (Essal).

El incidente, ocurrido el 10 de septiembre pasado y que afectó a la planta elevadora Prat, obligó a activar los protocolos de emergencia y desplazar a equipos técnicos a la zona con el objetivo de realizar reparaciones urgentes para resolver en el menor tiempo posible la filtración, minimizando el impacto en la comunidad y especialmente en los vecinos de esa zona.

Según la sanitaria, los textos presentados ante la fiscalía local de Ancud ratifican que existieron elementos externos que provocaron la fractura de la tubería de PVC -inaugurada en diciembre de 2018-, debido a una sobrecarga por presión externa y punzamiento en el material.

“Desde el primer momento Essal manifestó su disposición a esclarecer lo sucedido porque los técnicos de la sanitaria constataron en una primera instancia que la falla podría no deberse a un problema operacional”, indicó.

Añadió que la “tubería afectada, con solo 15 años de antigüedad y una vida útil de 60 años según el fabricante, trabajaba en esos momentos a menos del 15% de presión máxima”, sostuvo en un comunicado.

De acuerdo a la sanitaria, después de los primeros análisis técnicos, se solicitaron dos informes, uno de suelo y otro de la cañería de PVC hidráulica, a empresas de reconocido prestigio, con el objetivo de despejar todas las dudas planteadas por diversos sectores que responsabilizaron a la compañía de lo sucedido en la Nueva Costanera de Ancud.

Las conclusiones más importantes de los informes establecen, precisa Essal, que la rotura del tubo pudo deberse a algún tipo de comprensión o punzamiento, pero no por efectos de presión de los líquidos transportados a lo largo del tiempo.

“Lo otro relevante –indicó- es que la topografía del lugar pudo haber incidido en la sobrecarga externa y/o deformación en el suelo, que la sometió a una presión por encima de los límites de su resistencia”.

Por último recalcó que “Essal es la primera interesada en esclarecer lo sucedido y determinar responsabilidades. Estamos por más transparencia y tenemos un compromiso con las comunidades donde estamos insertos”, manifestó el gerente General de la sanitaria, José Sáez.