Mandatario calificó la sequía como un “terremoto silencioso” tras visitar Punitaqui

El Mandatario detalló en la ocasión las medidas inmediatas para todas las zonas del país afectadas por la sequía que van desde la provisión de agua con camiones aljibe, bombas y estanques, hasta la distribución de forraje y medicamentos para animales.

214

El Presidente Piñera visitó este jueves la comuna de Punitaqui, en la Región de Coquimbo, donde entregó ayuda a crianceros afectados la severa sequía, calificando este hecho como un “terremoto silencioso”.

El Mandatario detalló en la ocasión las medidas inmediatas para todas las zonas del país afectadas por la sequía que van desde la provisión de agua con camiones aljibe, bombas y estanques, hasta la distribución de forraje y medicamentos para animales.

Además, encabezó la primera reunión de la Mesa Regional Emergencia Hídrica para buscar soluciones a la escasez de agua.

“Estamos haciendo todos los esfuerzos para que esta sequía, que nos ha golpeado durante tanto tiempo no signifique más sufrimientos, más privaciones”, dijo el gobernante, quien estuvo acompañado por el ministro de Agricultura, Antonio Walker, y la intendenta de la Región de Coquimbo, Lucía Pinto.

En su visita, el Presidente encabezó la distribución de ayuda por más de $486 millones de pesos en alimento para animales, que beneficiará a 116 crianceros.

Piñera anunció la convocatoria de un grupo de trabajo interministerial multidisciplinario, integrado por los ministerios de Agricultura, Obras Públicas, Interior y Seguridad Pública, Ciencia y Tecnología, Energía y Medio Ambiente, que está trabajando en soluciones que permitan enfrentar la sequía.

“Les pido a mis compatriotas que nos unamos para enfrentar juntos este terremoto silencioso que significa la peor sequía que afecta a nuestro país en los últimos 40 años”, remarcó el Jefe de Estado.

Las medidas más inmediatas ya en ejecución incluyen el abastecimiento de agua a través de camiones aljibe, bombas, estanques, forraje para animales, medicamentos y otros requerimientos para superar la falta de agua.

Asimismo, adelantó un apoyo de Indap por $1.682 millones para mejorar suelos degradados y planes de manejo animal en las provincias de Elqui, Limarí y Choapa; y el inicio de las veranadas, pudiendo movilizar a 82.500 cabezas de ganado a zonas de la cordillera donde hay alimento.

Estos son aportes extra a los $2.475 millones pesos destinados en los meses recientes a la compra de equipos hídricos, alimentación para el ganado, apoyo para apicultores, empleos de emergencia para comunidades agrícolas, programas sanitarios y traslado de animales, entre otros.

La Región de Coquimbo es una de las zonas más afectadas por la sequía con un déficit de 87% en las precipitaciones acumuladas a agosto de 2019, en comparación con el promedio histórico para la misma fecha entre los años 1981-2010.

La Región de Atacama presenta un déficit de 99%; Valparaíso y la Metropolitana, un déficit de 77%, O ‘Higgins, de un 78% y Maule de un 52%.

Actualmente, el Gobierno ha decretado como zona de catástrofe por la prolongada sequía a las regiones de Coquimbo y Valparaíso, en sus comunas continentales, lo que permite adoptar acciones extraordinarias como el acopio, almacenamiento o formación de reservas de alimentos, artículos y mercancías que se precisen.

Además, las 3 provincias de la Región de Coquimbo están declaradas como zona de escasez hídrica, al igual que 7 provincias de la Región de Valparaíso, las 4 provincias de la Región del Maule, y 12 comunas de la Región Metropolitana, sumando más de 700 mil personas de población rural que se ven beneficiadas por herramientas para autorizar la extracción de agua y la entrega de recursos de emergencias a la población rural, incluyendo la distribución mediante camiones aljibes.

El Gobierno también ha declarado emergencia agrícola en 119 comunas de las regiones de Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins y Maule.

En septiembre, el Mandatario anunció nuevas acciones incluyendo planes para impulsar nuevos sistemas de agua potable rural, inversiones en el sector sanitario y el desarrollo de tecnología para mejorar la eficiencia en el uso del agua.

El plan de acción de la agenda hídrica 2019-2022 incluye la construcción de 169 sistemas de agua potable rural nuevos por $135 mil millones de pesos y obras de mejoramiento por $215 mil millones. A esto se suma el avance en el Plan de Embalses, iniciativa que contempla la construcción de 26 nuevos en nueve regiones, con una inversión de US$6.084 millones, beneficiando a 150.000 agricultores.

Otras medidas consideran aumentar la instalación de plantas desalinizadoras en la zona norte, la explotación de acuíferos profundos, el reuso de aguas servidas, la recarga de acuíferos e impulsar una mayor eficiencia y cuidado en el uso del agua, aumentando la eficiencia en el riego agrícola y los servicios sanitarios.

Para evaluar y desplegar soluciones al problema estructural de escasez hídrica de mediano y largo plazo se convocará a una Mesa Nacional del Agua con participación de actores de distintos organismos para lograr acuerdos en la legislación y política hídrica.