París: Ataque a un cuartel policial deja a cuatro policías y su agresor muertos

Este hecho se produjo un día después de la manifestación realizada por 26 mil uniformados de orden y seguridad, para llamar la atención pública sobre el malestar que reina dentro de la institución, el aumento de los suicidios y la reforma del sistema de pensiones.

203

Cuatro policías murieron apuñalados este jueves al interior de la central de la policía en París, Francia, tras ser agredidos por un empleado que fue abatido por las fuerzas del orden.

Según informaron testigos y fuentes concordantes, el atacante trabajaba en la Dirección de inteligencia de la prefectura hacía unos 20 años y tenía una discapacidad.

Los investigadores desconocen hasta ahora cuáles pudieron ser las motivaciones que el individuo tuvo para asesinar a los uniformados, pero no descartan que pueda tratarse de un conflicto personal.

Esta agresión, inédita dentro de la historia de la policía gala, se produjo en el cuartel general en pleno centro de París, cerca de la catedral de Notre Dame. 

El victimario “empezó en su oficina, luego salió para continuar con su agresión en otros lugares de la prefectura”, indicó uno de los representante del sindicato Alianza Policía Nacional, Loic Travers, a la emisora televisiva BFMTV.

“La gente corría, gritando”, declaró Emery Siamandi, un intérprete que estaba en el edificio en el momento del ataque. “Oí un disparo. Momentos después vi a la policía gritando, en pánico”, agregó.

El homicida era “un empleado modélico, sin historias”, con “más de 20 años de carrera” en la prefectura, explicó el delegado sindical.

El presidente francés, Emmanuel Macron, el primer ministro y el titular de Interior francés acudieron inmediatamente al lugar del ataque, en la isla de la Cité, en el corazón de la ciudad, que quedó totalmente cerrado al tráfico y a los transeúntes.

Desde 2015, Francia ha sido escenario de varios ataques atribuidos a grupos yihadistas, que incluyeron atentados sincronizados y agresiones aisladas con arma blanca.

En total, 251 personas han perdido la vida en estos ataques y el país sigue hasta hoy en estado de alerta.

“Ver a un colega atacar a otros colegas, eso es algo increíble para un policía”, comentó otro dirigente sindical, Denis Jacob. A su juicio, el ataque sería una muestra de “ruptura del vínculo entre nosotros” y de “deshumanización de la institución”.

Esta agresión en el centro de París se produce un día después de una manifestación de miles de policías para llamar la atención pública sobre el malestar que reina dentro de la institución, el aumento de los suicidios y la reforma del sistema de pensiones.

Según los sindicatos, 26.000 policías participaron en esta manifestación. En Francia hay un total de 150.000 policías.Francia no había vivido una manifestación policial tan unitaria desde 2001.

A diferencia de precedentes movilizaciones, el detonante fue el desgaste operacional vinculado al movimiento de los “chalecos amarillos”, que desde hace casi un año denuncia la política social y fiscal del gobierno, a lo que se une una ola de suicidios de miembros de la policía (52 desde enero), un mal endémico en esta institución.

Los policías también están preocupados por los proyectos de reforma de las jubilaciones, ante el temor de perder las ventajas de su sistema de retiro.