Francia y el mundo despidieron a Jacques Chirac con duelo nacional y ceremonia con honores

Por deseo de su viuda, el expresidente galo será sepultad en el cementerio parisino de Monparnasse, en la cripta en la que descansan los restos de su hija mayor, Laurence, fallecida en 2016.

80

El convoy con el féretro de Jacques Chirac llegó al mediodía de este lunes a una iglesia de Paris para la ceremonia oficial de homenaje al expresidente francés fallecido el jueves, que contó con la presencia de una treintena de dignatarios y representantes extranjeros, incluido el presidente ruso Vladimir Putin.

En medio de los aplausos de los presentes, el ataúd envuelto en una bandera francesa y llevado por antiguos agentes de seguridad de Chirac entró en la iglesia de San Sulpicio, en cuya puerta había un atril con una imagen del difunto jefe de Estado.

Esta es jornada de duelo nacional en Francia, tuvo un minuto de silencio en escuelas y administraciones, honores fúnebres militares y un servicio solemne encabezado por el actual jefe de Estado, Emmanuel Macron.

La ceremonia empezó a las 12:00 (10:00 GMT) con la presencia de la familia de Chirac, quien presidió Francia durante 12 años (1995-2007), y de jefes de Estado y de gobierno extranjeros.

Además de Putin estaba anunciada la presencia de los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; Alemania, Frank-Walter Steinmeier; Italia, Sergio Mattarella; y Congo, Denis Sassou Nguesso, así como los primeros ministros de Líbano, Saad Hariri y de Hungría, Viktor Orban. El rey de Marruecos, Mohamed VI, se ausentó por enfermedad.

También se esperaba a mandatarios de la época en que el fallecido gobernante estaba en el poder, como el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y el excanciller alemán Gerhard Schröder.

Numerosas personalidades de todo el mundo recordaron a Jacques Chirac desde el anuncio de su muerte, el jueves pasado a los 86 años y tras varios años de enfermedad, entre ellos el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y el expresidente y la exsecretaria de Estado estadounidenses, Bill y Hillary Clinton.

El presidente Putin lo describió como “sabio y visionario” y dijo que fue el dirigente extranjero que más le impresionó durante su carrera.

La reacción de Estados Unidos se hizo esperar hasta este domingo. “El expresidente Chirac, quien dedicó su vida al servicio público, trabajó sin descanso para preservar los valores y los ideales que compartimos con Francia”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en un comunicado.

Los homenajes continuarán hasta el miércoles, cuando el equipo de rugby de Francia lucirá brazaletes negros en su partido contra Estados Unidos en el Mundial que se celebra en Fukuoka (Japón).

French President Emmanuel Macron stands infront of the flag-draped coffin of late French President Jacques Chirac during a military tribute at the Invalides (Hotel des Invalides) in Paris on September 30, 2019. – Former French President Jacques Chirac died on September 26, 2019 at the age of 86. (Photo by PHILIPPE WOJAZER / POOL / AFP)

ÚLTIMO HOMENAJE POPULAR

Tras una ceremonia reservada a la familia a las 09:30 (07:30 GMT), y los honores militares a las 10:45 en presencia de Macron, el féretro del ex jefe de Estado abandonó el Palacio de los Inválidos hacia la iglesia de San Sulpicio.

El domingo, miles de ciudadanos acudieron al palacio militar -que aloja la tumba de Napoleón-, donde se instaló la capilla ardiente de esta figura de la vida política francesa, enaltecida, sobre todo después de su retirada de la vida política, como un humanista y buen vividor “profundamente francés”, tanto con sus cualidades como con sus defectos.

Los miles de ciudadanos, en muchos casos visiblemente emocionados, esperaron largo rato bajo un cielo gris, en ocasiones lluvioso, para dar su último adiós al hombre que, además de gobernar Francia, fue alcalde de la Ciudad Luz entre 1977 y 1995.

“Mi madre se vio consolada al ver estas imágenes” en televisión, dijo su hija Claude Chirac en referencia a su madre, Bernadette, muy “fragilizada” y que no apareció en público desde el fallecimiento de su marido en su casa de Paris.

La líder del partido de extrema derecha Agrupación Nacional, Marine Le Pen, cuyo padre, Jean-Marie, hizo de Chirac un “enemigo”, renunció asistir a la ceremonia.

Durante sus sinuosas evoluciones políticas, el fallecido ex mandatario siempre mostró un rechazo pleno a la extrema derecha.

Por deseo de su viuda, el expresidente fue sepultado en el cementerio parisino de Monparnasse, en la cripta en la que descansa su hija mayor, Laurence, fallecida en 2016.