Revelan anomalías en custodia de evidencias: casos Iglesia y jueces de Rancagua

“Se evidencia un desapego a la normativa vigente aplicable a la recepción, registro en SAF (Sistema de Apoyo a Fiscales) y custodia de las especies asociadas a las causas tramitadas” por la Fiscalía de O’Higgins, según el informe de una auditoría.

191

Auditoría en la Fiscalía de O’Higgins reveló una serie de irregularidades en la tramitación de las investigaciones que lleva a cabo la unidad de Alta Complejidad local.

“De las observaciones de esta auditoría a la Fiscalía de Alta Complejidad, principalmente respecto de las especies incautadas, se evidencia un desapego a la normativa vigente aplicable a la recepción, registro en SAF (Sistema de Apoyo a Fiscales) y custodia de las especies asociadas a las causas tramitadas por dicha fiscalía“, detalla el informe dado a conocer por El Mercurio.

Las anomalías detectadas vienen de las indagatorias de alto interés público. Por ejemplo la causa sobre los sacerdotes denunciados por abusos sexuales y también en lo referente al encubrimiento de la Iglesia, donde se indaga a los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz.

Y también en la investigación contra los ministros de la Corte de Rancagua y por la eventual malversación en el teatro regional, además de Caval.

Según reporta el informe “se pudo observar una gran cantidad de incautaciones, la mayoría correspondientes a la causa denominada ‘Iglesia’ y que provenían principalmente de allanamientos de agosto de 2108, constatándose que estas fueron recibidas contemporáneamente a dichos allanamientos por funcionarios de la Fiscalía de Alta Complejidad, manteniéndose en custodia en las oficinas del quinto piso del edificio regional, sin haber sido ingresada a SAF, contraviniendo de esta forma lo señalado en el Art, 5° (y 22°) del Reglamento sobre Administración de Especies”.

Esa norma establece que “el custodio ingresará las características de la especie en el módulo correspondiente en el sistema SAF con indicación de la familia correspondiente”, mientras que el Art. 22°, indica que “todas las obligaciones que se consignan en el presente reglamento, deben realizarse el mismo día en que se produzca el hecho que da lugar a su realización o ,a más tardar, al tercer día hábil siguiente”.